Gobierno de Oaxaca encabeza red de robo de identidad para apoderarse de territorio: Gómez Conzatti y Martínez

0
281

«Nuestros registros de nacimiento en el Registro Civil de Oaxaca fueron totalmente suprimidos, alteraron los libros de las oficialías donde físicamente fuimos inscritos al nacer, el Archivo Central también fue alterado y de los libros los arrancaron físicamente e insertaron una hoja distinta con nombres distintos», denunció.

(Aristegui).- Caleb, Herbé y Ashmar Gómez Conzatti y Martínez nacieron en el estado de Oaxaca. Sin embargo, desde 2018, para las autoridades del estado, ellos nunca nacieron.

En entrevista para Aristegui en Vivo, Caleb Gómez Conzatti y Martínez narró que a pesar de su trayectoria de vida, educativa y laboral, el Estado de Oaxaca insiste en que él y sus hermanos no existen bajo los nombres con los que, él asegura, fueron registrados en el Registro Civil de Oaxaca.

Caleb acusó que se trata de una estrategia para despojarlos de dos propiedades de las que son copropietarios y se encuentran ubicadas en el Centro Histórico de Oaxaca.

“Nuestros registros de nacimiento en el Registro Civil de Oaxaca fueron totalmente suprimidos, alteraron los libros de las oficialías donde físicamente fuimos inscritos al nacer, el Archivo Central también fue alterado y de los libros los arrancaron físicamente e insertaron una hoja distinta con nombres distintos“, denunció.

Aseguró que a pesar de que la Fiscalía General de la República (FGR) ya dictaminó que los libros fueron alterados y que las actas de nacimiento originales fueron sustraídas, el Gobierno de Oaxaca se niega a reconocerlos. Incluso, explicó, las autoridades los han acusado de dolo por querer obtener una segunda identidad.

“Tenemos carpeta de investigación por usar nuestro nombres y por la desaparición de nuestros propios expedientes. Es toda la maquinaria del Estado echada encima de nosotros, primero, para despojarnos y como tuvimos medios de defensa, ahora, para amedrentarnos y que nosotros dejemos de luchar por nuestros derechos“, aseguró Caleb Gómez Conzatti y Martínez.

Detalló que además del dictamen de la FGR, entre las pruebas que han presentado destacan las actas de nacimiento que a lo largo de su vida tramitaron. También cuentan con un informe emitido por el Instituto Nacional Electoral (INE) que garantiza que a los 18 años tramitaron su credencial de elector. Dicho informe lo entregaron a un juez de distrito al que solicitaron un amparo por violaciones a derechos humanos.

Incluso, cuentan con una campaña en donde conocidos de los tres se pronuncian en favor de su versión y explican que los conocen, bajo los nombres de Caleb, Herbé y Ashmar Gómez Conzatti y Martínez desde hace tiempo.

“Con todas estás pruebas un juzgado de distrito en Oaxaca nos otorgó una suspensión definitiva para efectos de obligar a las autoridades en Oaxaca a que sigan reconociendo la personalidad con la que ya hemos acreditado que nos hemos ostentado públicamente desde el día de nuestro nacimiento”.

En Oaxaca, hay más víctimas de robo de identidad

Dijo que aunque pareciera un andamiaje demasiado elaborado para despojarlos de solo dos inmuebles, explica que el suyo es solo uno de los tantos casos que existen en el estado. Destalló que en 2018, año en el que los hermanos Gómez Conzatti y Martínez fueron dados de baja en el Registro Civil, el mismo director que avaló su caso, certificó la muerte de 1,013 comuneros “para después darlos de baja en el Registro Agrario Nacional y apoderarse de más de más de 140 mil hectáreas de terreno“.

“Lo que queda muy claro es que sí, en nuestro caso son dos inmuebles, pero no son los únicos dos inmuebles que están en una lista de despojos en donde se utiliza toda la maquinaria del Estado para desaparecer la identidad de los titulares a fin que no puedan defender los inmuebles”, agregó.

Caleb hizo un llamado al actual gobernador Alejandro Ismael Murat y al gobernador electo Salomón Jara Cruz a que reciban cada una de las pruebas que ellos han presentado para que constaten que son víctimas de las autoridades del estado de Oaxaca.