¿Por qué se les llama viudas negras a algunas mujeres que pierden a sus parejas?

0
155

Mary Ann Cotton asesinó a sus cuatro esposo, 11 hijos y dos amantes, en total acabó con la vida de 21 personas, la mayoría de su círculo cercano.

En el marco del Día Internacional de las Viudas que se conmemora este 23 de junio, sabemos que hay muchos tipos de mujeres que sufren la devastadora pérdida de su pareja, sin embargo, también están las que han pasado a la historia por ser ellas las autoras de esas muertes.

Pero ¿por qué se les llama viudas negras?

Algunas mujeres han sido señaladas como las que les han arrancado la vida a sus esposos, principalmente por intereses económicos, celos, rechazo, venganza o algún otro interés, son llamadas viudas negras, equiparándolas con la araña viuda negra (Latrodectus mactans) que presenta el peculiar comportamiento de comerse al macho después de aparearse. Científicos han analizado este acto e indican que puede tener una explicación biológica ya que para producir sus huevos y tejer el saco de sus crías, la viuda negra necesita suficientes proteínas y otros nutrientes que garantizarían la supervivencia de su progenie.

Algunas asesinas seriales que reciben este calificativo, no solo se deshacen de sus esposos, sino de otras personas sobre todo de su círculo cercano como sus hijos, su motivación incluso puede ser por maltrato infantil, ellas victimizan a sus vástagos.

Un sonado caso que fue documentado, es el de una mujer que hizo temblar en la sociedad inglesa del siglo XIX, su nombre era Mary Ann Cotton, esta viuda negra asesinó a sus cuatro esposo, 11 hijos y dos amantes. En total acabó con la vida de 21 personas, la mayoría de su círculo cercano.

En el caso de sus parejas sentimentales, cobró los seguros de vida, lo que le redituó grandes ganancias.

Mary Ann nació el 31 de octubre de 1832, se desempeñaba como enfermera y muchos la consideran la primera asesina serial de Gran Bretaña.

La historia de horror de Mary Ann inició cuando tenía 20 años, fue la primera vez que se casó, tuvo cinco hijos y cuatro de estos murieron aparentemente por una fiebre intestinal. Años más tarde acabó con la vida de su segundo marido y en seguida cobró un cuantioso seguro de vida.

Pero sus crímenes no pararon ahí, la enfermera también asesinó a su tercer esposo y al cuarto. Las muertes de todas las personas a su alrededor eran extrañas y algo no cuadraba, pero ella argumentaba que presentaban dolor de estómago y fiebre, síntomas típicos al padecer cólera o fiebre tifoidea que en ese entonces era muy común.

No fue hasta que envenenó a su víctima número 21, un niño en el hospital donde ella era enfermera, que las sospechas en su contra se hicieron evidentes. Periodistas y la sociedad en general presionaron para que las investigaciones fueran a fondo, entonces un médico que estudió el caso halló arsénico en el cuerpo del menor.

De inmediato comenzaron otras indagatorias para saber cómo habían muerto los maridos, hijas, hijos y demás personas cercanas a la viuda negra; así se supo que todos los cuerpos tenían restos de arsénico, sustancia con lo que envenenó a todos a lo largo de dos décadas.

La famosa viuda negra fue sentenciada a la horca en 1873. (Por Excélsior)