Detienen a dos funcionarias por causar daños en Zócalo de Oaxaca

0
126

Dos supuestas funcionarias federales fueron arrestadas por hostigar y causar daños en el campamento de denuncia de los indígenas ikoots.

Dos supuestas funcionarias federales, una de ellas de origen iraní, fueron arrestadas y presentadas ante la Fiscalía General del Estado por hostigar y causar daños en el campamento de denuncia de los indígenas ikoots víctimas de la comunidad de Huazantlán del Río, establecido frente al Palacio de Gobierno, en la ciudad de Oaxaca.

Las detenidas presuntamente trabajan en el Instituto Federal de la Defensoría Pública, mientras la mujer de origen iraní en la Sala Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Martínez”, dieron a conocer que las dos mujeres identificadas como Norma Viko y Parastoo Anita Mesri Hashemi-Dilmaghani fueron sorprendidas ocasionando destrozos en las instalaciones, principalmente en las lonas de protesta.

Portaban (las mujeres) objetos punzocortantes con la que rompieron parte de las lonas que cubren el campamento, pero al ser interpeladas, no ofrecieron alguna respuesta y huyeron del lugar», denunciaron.

Los agraviados siguieron a las sospechosas, junto con elementos de la Policía Municipal de Oaxaca, y posteriormente detenidas al darles alcance en el primer cuadro de la ciudad.

Mencionaron que las mujeres ya habían cometido una falta parecida, pero los familiares solo las habían grabado, aunque ahora que volvieron a causar destrozos, las grabaron y ahora si requirieron su detención.

El campamento de denuncia de las Víctimas de Huazantlán del Río cuenta con medidas cautelares de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), ante las constantes agresiones.

En declaraciones a la prensa consideraron que las supuestas funcionarias federales pretendían intimidar al campamento de denuncia y dejar de reclamar justicia por la masacre ocurrida el 21 de junio del 2020 en Huazatlán del Río, perteneciente al municipio de San Mateo del Mar.

En aquella fecha 15 indígenas fueron apaleados, apedreados y quemados vivos. A casi dos años del múltiple homicidio, no ha habido justicia, de ahí la instalación del campamento de denuncia en el zócalo de la capital oaxaqueña. (Excélsior)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here