Detecta Argentina primer caso de viruela del mono

0
301

Un argentino que estuvo de viaje en España constituye el primer caso de viruela símica o viruela del mono confirmado en América latina.

El paciente es de la provincia de Buenos Aires y las autoridades sanitarias están esperando terminar de secuenciar el virus bajo estudio antes de hacer el anuncio oficial, informó este viernes a The Associated Press un funcionario del Ministerio de Salud que solicitó el anonimato hasta que se haga el anuncio oficial.

El hombre estuvo de viaje en España hasta el 16 de mayo y sufrió síntomas compatibles con la enfermedad pocos días después. Cuando acudió a un centro de salud presentaba pústulas en distintas partes del cuerpo y fiebre.

Según el funcionario de Salud, el paciente se encuentra en buen estado general y bajo aislamiento, mientras sus contactos estrechos han sido sometidos a un estricto control epidemiológico.

La creciente sospecha de que padecía la enfermedad obedeció a un primer análisis realizado por el Departamento de Virología del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán” que determinó “la presencia de partículas virales compatibles con Poxvirus de género Orthopox, un virus que no circula en la Argentina”.

Ante el temor de la propagación del virus, el gobierno boliviano declaró el miércoles el alerta epidemiológica luego de que Argentina notificó el caso sospechoso en su territorio.

Dos días antes, el Instituto Nacional de Salud de Colombia informó que estaba vigilando a las personas que habrían tenido contacto con un ciudadano español de viaje en el país debido a que era posible que durante su visita estuviera en “periodo de incubación, totalmente asintomático”.

Hasta esta semana, ante el repunte de casos de viruela del mono en el mundo, algunos países han decidido imponer medidas estrictas.

Por ahora, los casos se han confirmado en 17 países, en su mayoría europeos, aunque también se han identificado en Pakistán, Israel, Canadá, Estados Unidos y Australia, indicó la OMS.

Fuente: El Financiero