TODO EL PODER A LAS FUERZAS ARMADAS

0
76

ARENA POLITICA
Mario CASTELLANOS ALCAZAR.

OBRADOR, POR CAMBIOS RADICALES-

Se avizora una tempestad política electoral en el país mexicano,
complicada con la pandemia del coronavirus, la reactivación económica, la inseguridad, la violencia y el combate a la corrupción, lo que deja mucho que decir, en pro y en contra de la nueva política del presidente de la Cuarta Transformación de México, Andrés Manuel López Obrador.

Una política trastocada por los efectos de los problemas políticos,
económicos y sociales del país, a la vez, que, el interés del actual gobierno federal, emanado de (MORENA) por conservar el poder y por consiguiente se ve obligado a ganar las 15 gubernaturas, de igual número de entidades para el año 2021, así como el Poder Legislativo.


Solo así, asentará las bases de la Cuarta Transformación de México,
teniendo la mayoría, sino es que el total de las 32 gubernaturas del territorio mexicano, por lo que tiene que echar mano de sus habilidades, estrategias, mañas y cohechos, algo así, como la extradición del ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, del penal de España, para ser juzgado con las leyes mexicanas, que hasta ahora, se ha convertido en patraña política electoral.

Pese, a que esto, parece ser una treta política, al considerar a Lozoya
como testigo protegido o colaborador, que viene a dar un giro total a la
justicia mexicana, pues hay que tratarlo bien para que “suelte la sopa” en contra de los funcionarios y políticos, incluyendo a los ex presidentes; Felipe Calderón (PAN) y Enrique Peña Nieto (PRI), en los sobornos de Odebrecht y otros actos de Corrupción.

Aunque un juez federal haya concedido indefinidamente la captura de
Lozoya, quien está acusado de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho por el caso de Odebrecht, mientras, está sujeto a revisión médica en un hospital de lujo de la ciudad de México, por ciertos padecimientos de dudosa procedencia, que nunca reveló en el penal de España, por lo que se presume, que es un arreglo o un privilegio de la justicia mexicana ¿o bien no pisará la cárcel?

Son cosas nuevas, nuevas políticas, estrategias y arreglos en la política
mexicana, o más bien, componentes de la Cuarta Transformación de México, que los mexicanos ven con asombro y están a la expectativa en pro y en contra.


Y no es para menos, es que los mexicanos, hasta el uno de diciembre del año 2018, de cualquier manera, estaban supeditados y hasta compartían con el régimen de los gobiernos del sistema neoliberal, capitaneado por el PRI por más de 75 años- y luego la interrupción de 12 años, que estuvo en el poder presidencial, el Partido Acción Nacional, PAN, que por supuesto es más de lo mismo, de ahí el nacimiento el PRIAN, llevando como cola al Partido de la Revolución Democrática, PRD y los partidos satélites.


Desde el uno de diciembre a la fecha, es decir, a 20 meses de la presente administración del presidente de la izquierda mexicana, Andrés Manuel López Obrador, vino a cambiar el panorama político, es decir, la implantación de un gobierno inclinado al socialismo, por la igualdad social de los estratos de la población, pero más que todo, a derrumbar al viejo régimen capitalista- y por supuesto, le dio un golpe mortal a las elites en el gobierno (PRIAN), a la mafia del poder y hasta llegó a cambiar las estructuras en las ramas de la producción y al emporio empresarial, que no solo tenía el poder económico, sino el poder político.

Por decir, otro tema, el de la inseguridad y la violencia, que no es un caso menor, volver a la paz, a la estabilidad social y a la integridad familiar, ni siquiera de la sociedad; Obrador, ya no ve lo duro, sino lo tupido, y por tanto, está retrocediendo a sus convicciones y principios ideológicos, en lo que se refiere a los cuerpos de la seguridad de los mexicanos, en el caso de la instauración de la Guardia Nacional, que por cierto no ha dado los resultados esperados.

En este aspecto viene a la mente de los críticos y los conservadores,
lo relacionado a la militarización del país, desde el nacimiento de la Guardia Nacional, así, se pensaba, incluso, el mismo López Obrador, desde su campaña electoral se había pronunciado en contra de que los militares anduvieran en las calles, haciendo el trabajo de policías rasos, que solamente le corresponde a otros grupos policiacos estatales o federales, sin embargo, hizo todo lo contrario, al convertir a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional en centinelas de la sociedad, en tareas menores, en demérito de sus funciones.

El Ejército Mexicano, dejaría de ser la defensa del territorio y la
soberanía nacional, la garantía de la seguridad interior, el instrumento y operativo del Plan DN III- E en el caso de desastres naturales, el defensor de la integridad y la independencia.

Hasta hoy, Obrador, ha entregado 13 tareas civiles a los militares; lo
último fue el otorgamiento del control de los puentes y aduanas, que estaban bajo la administración de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), lo que causó la renuncia del Secretario de esta institución, Javier Jiménez Spriú, quien estuvo en contra de esta determinación del gobierno federal, al otorgar el manejo y la administración de los puentes y aduanas a la Secretaría de la Marina.

Así, los militares, ya eran responsables de la construcción del
Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, de la ciudad de México, así,
también se les concedió las dos mil 700 sucursales del Banco Bienestar, dos tramos del tren Maya, la remodelación de 32 hospitales abandonados en sexenios anteriores y la atención misma de los pacientes del coronavirus.

Inmiscuidos en el apoyo de los programas sociales, en la distribución de los fertilizantes, en el combate del robo de combustibles y al cuidado de las fronteras norte y sur para evitar el paso de los migrantes a los Estados Unidos de América.

El gobierno federal destina en la atención al COVID- 19 a 47 mil 864
elementos del Ejército y la Marina, en el Plan Migratorio, a 8 mil 500, en la protección de los ductos de Pemex, 3 mil, todo esto, son cambios nunca vistos en la historia de México, menos, en este régimen de gobierno, que al inicio de la administración del presidente Obrador, no se esperaban, sin embargo, dio un giro completo, de tal manera, que esto viene a cambiar la vida de los mexicanos, por cierto, a la expectativa, por el hecho, de que a los militares se les está concediendo funciones muy ajenas a su cometido, cuando el gobierno federal había dicho, desde su campaña electoral, que las fuerzas castrenses se volverían a reclutar en su cuarteles.

En fin, si con esta política del presidente Obrador, las cosas cambian
para el bien de los mexicanos, en hora buena, en este caso, por considerar que los puentes y aduanas son centros de corrupción y de violencia, en donde sientan sus reales, la delincuencia organizada, pero todo esto, no quiere decir militarización, sino, los cambios, que van con el combate de la corrupción.

carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments