LA CAPTURA DE CESAR DUARTE, ¿COINCIDENCIA?

0
237

Columna de Mario CASTELLANOS ALCAZAR.

Obrador pacto la detención de Cesar Duarte.

Vaya, que coincidencia de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el momento del clímax de su visita a los Estados Unidos de América para reunirse con el presidente Donald Trump, en ese instante fue detenido en Miami Florida, territorio estadounidense, el ex gobernador priista de Chihuahua, Cesar Duarte, por los delitos de peculado y asociación delictuosa.

           Pudo haber sido la detención del indiciado, un acuerdo pactado por los presidentes de ambos países, más bien, para que el gobierno mexicano se luciera en su cometido de combatir la corrupción en territorio mexicano y por otra parte, el presidente del vecino país del norte, hiciera lo que le corresponde para dar el espaldarazo a su homologo, como un agradecimiento adelantado a su visita a la Casa Blanca para lisonjearse mutuamente.


         No puede ser una coincidencia como lo manifestara la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcenas. Quienes saben de estas diligencias, tampoco se trató de una detención fortuita, o quizás fue un distractor oportuno con fines electorales, que quiérase o no, tendrá un alto costo político para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), presumiendo una derrota electoral para el año 2021.

          Y Mientras sucedía la captura del ex gobernador priista de Chihuahua, a quien se le señala de peculado y asociación delictuosa, cometido en su periodo gubernamental 2010- 2016, con once ordenes de aprehensión, quien además, dejó una deuda pública de 48 mil millones de pesos, en la Casa Blanca, los presidentes López Obrador y Donald Trump, se la lanzaban elogios y parabienes, olvidando las viejas rencillas y acometidos del gobierno estadounidense en contra de los migrantes mexicanos.

        No solamente en contra de los migrantes, sino de los mexicanos y acoso al mismo presidente López Obrador, quien ha tenido que aceptar  los insultos y amenazas a los connacionales e influjo migratorio y por supuesto retener a los indocumentados centroamericanos para que no lleguen al vecino país del norte so pena de aumentar los aranceles a los productos mexicanos de importación a la nación norteamericana.

        Todo ha quedado atrás, en el olvido, borrón y cuenta nueva, es decir una nueva relación de los presidentes mencionados, ahora, con el inicio de Tratado Comercial, el T- MEC, considerado como una válvula de escape, de buena amistad y una nueva relación para iniciar el desarrollo de los países firmantes: México, Estados Unidos y Canadá, que sin bien, es una alternativa de solución para la reactivación económica, esta vez, se tomó como un parapeto político electoral que dará impulso a la campaña de Donald Trump, en su intento de reelegirse en la presidencia para noviembre del año 2020.


          Trump, manifestó que López Obrador es el mejor presidente que ha tenido México, por su fortaleza y firmeza en sus acciones, mientras el presidente mexicano, dijo que Trump, ha sido respetuoso de la relación bilateral entre ambas naciones, además de no intervenir en los asuntos internos de México, es decir, ha respetado la soberanía y la buena relación, vista ahora, con la buena intención de la firma del Tratado Comercial, T-MEC, considerado como la llave de oro para reactivar la economía de dichos países.

          Más que todo, se trató de promover nuevas inversiones entre ambos países, respetando las leyes laborales, los derechos de los trabajadores, organizaciones sindicales, las normas y los patrones de interés comercial e industrial, sin afectar la autonomía cultural y económica, siempre buscando la modernización de las tecnologías para obtener mejor calidad de la producción.

        Entre otros temas, que no quedaron claros, es sin duda lo relacionado a una nueva política migratoria para garantizar plenamente los derechos humanos de los migrantes, asimismo, lo referente a la seguridad, el combate de la violencia, el tráfico de drogas y de armas, sin embargo, en los general se trató de un encuentro con resultados positivos, de tal manera, que ambos presidentes se declararon amigos para siempre- y de hoy en adelante, el trabajo será conjunto – y sin más problemas o abruptos, que pongan en jaque la soberanía y las buenas relaciones humanas.

            Mientras tanto, en México, hay pros y contras, respecto a la gira del presidente Obrador; para los conservadores, el gobierno mexicano no cumplió con la defensa los intereses de los connacionales y más bien, se entregó a los vaivenes de Trump, por lo que se presume, que todo será igual, pues a decir, el encuentro tuvo fines políticos electorales, apoyo mutuo en las elecciones venideras de ambos países, olvidando que el gobierno estadounidense ha calificado a los migrantes como viles criminales, violadores, acosadores, drogadictos, entre otros despectivos que dañan a la moral de los mexicanos.

            carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments