MURAT ENTRA A SEMÁFORO NARANJA

0
166

ARENA POLITICA
Mario CASTELLANOS ALCAZAR

En pleno repunte de la pandemia.

Si bien, Oaxaca, está en semáforo naranja, es contraproducente, debido a que la entidad oaxaqueña está en pleno repunte de la pandemia, por lo que de iniciar la nueva normalidad aumentaría el número de contagios, luego de que el domingo 5 de julio se registraron 323 nuevos casos de coronavirus y 7 defunciones; suman en total 6 mil 451 padecimientos y 637 muertos.

Reiniciar la reactivación económica representa la reapertura de las
actividades comerciales no esenciales del comercio formal e informal, cuya situación permitiría la movilidad de los sectores de la población, incluso, en la celebración de las fiestas tradicionales de las comunidades y asimismo las reuniones sociales.


Aún, la reapertura de los negocios no esenciales es un alto riesgo porque no toda la gente tiene los hábitos necesarios para cumplir al pie de la letra con las medidas sanitarias y por consiguiente no usan el cubre bocas, las mascarillas, anticontaminantes y otros implementos de protección, lo que daría lugar a un alto riesgo de contagios.

Tal parece, que es una mala planeación del gobernador de Oaxaca,
Alejandro Murat Hinojosa, quien se ha visto precipitado, al anunciar la salida del semáforo rojo y la entrada del anaranjado en pleno repunte de la curva del COVID 19, sin antes tomar en cuenta que la entidad tiene alta población de pobreza y marginación, por lo que las familias de bajos recursos tienen que salir a trabajar para medio comer, además, de que no se cuenta con la infraestructura hospitalaria, ni los medicamentos y equipo de protección a los trabajadores del sector salud.

Son diferentes factores los que el gobierno estatal debe tomar en
cuenta, de acuerdo a las condiciones socioeconómicas de la entidad
oaxaqueña así, como su grado de vulnerabilidad y el estado de salud de los oaxaqueños para evitar la propagación de la pandemia en las personas con enfermedades crónicas, independientemente al dictamen de la Secretaría de Salud del gobierno federal.

En su gira de trabajo del mandatario oaxaqueño, Murat Hinojosa, por la
región de los Loxichas, había dado a conocer que, a partir del lunes 6 de julio del presente año, Oaxaca, pasaría de semáforo rojo a anaranjado, lo que por cierto, despertó gran interés en la reactivación económica de los comerciantes formales e informales de dicha entidad.


Lo anterior causó contrariedad y una serie de especulaciones que
responsabilizaron al gobierno estatal, ante la falta de congruencia entre los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal, pues ante todo ya se está actuando a la deriva, descuidando la salud de los oaxaqueños, anteponiendo la reactivación económica por encima de la pandemia del COVID-19.

Y es que, desde que el gobernador Murat Hinojosa anunció que
Oaxaca entraría en semáforo anaranjado se inició una serie de
especulaciones, ya que no era posible que se reiniciara la nueva normalidad de las actividades comerciales debido a que esta entidad está en pleno repunte de la pandemia del COVID 19, es decir, en aumento desmedido, lejos de amainar en los contagios, debido a la movilidad de los sectores de la población, que se adelantaron en sus actividades, haciendo caso omiso a las indicaciones del gobierno estatal y de la autoridad municipal.

En este sentido, desde el domingo pasado, Oaxaca, registró 323 nuevos casos de la pandemia en solo 24 horas y asimismo 7 defunciones con un acumulado de 6 mil 451 infectados y 637 muertos víctimas del COVID 19, por lo que era imposible pasar del semáforo rojo al anaranjado.

De estos, se han notificado 10 mil 827 casos, de los cuales 3 mil 363
han sido negativos, mil 13 sospechosos y 5 mil 174 se han recuperado, así, Oaxaca, se encuentra con 48.3 por ciento en ocupación hospitalaria, por lo que el exhorto de las autoridades sanitarias es evitar al máximo las fiestas titulares de las comunidades oaxaqueñas y asimismo las reuniones particulares u oficiales, situación que no se ha dado en las regiones de los valles centrales, el Istmo de Tehuantepec, en la costa y Tuxtepec.

Por lo anterior el gobierno federal y el estatal siguen recomendando
continuar con las medidas de mitigación para evitar la propagación de la pandemia, guardar la Sana Distancia, quedarse en casa, no saludarse de mano ni de beso, portar el cubre bocas y solamente salir en casos muy necesarios para no exponerse a la pandemia.

Pero, por otra parte, el mismo gobierno federal está contraindicando a
la población en general a que no se queden en casa, a que salgan con ciertas precauciones, pues al parecer lo que importa es la reactivación económica con la finalidad de salir adelante, porque la gente pobre y de bajos recursos económicos tienen que trabajar todos los días para medio comer, porque tampoco se ha hecho efectivo el apoyo económico a los pequeños y medianos comerciantes.

carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments