Aislamiento acerca a músicos a la era digital

0
117

Para la organista oaxaqueña Margarita Mercedes Santiago Ricárdez la pandemia por COVID-19 y su aislamiento ha dejado enseñanzas de todo índole y, en su caso, un acercamiento a la tecnología y era digital para desarrollar su arte a través de las diferentes redes sociales y mediante el uso de dispositivos.

“Todos estamos consternados, ya se prolongó la situación y ahora a esperar y ser pacientes”, señala al ser cuestionada sobre cómo vive y sobrelleva la pandemia y, sobre todo, la cuarentena.

Egresada del Conservatorio Nacional de Música, en la Ciudad de México, en la especialidad de órgano, y actual estudiante en Alemania, Santiago Ricárdez precisó no creer que exista un miedo colectivo por el nuevo coronavirus, aunque, aclaró, crea crisis económicas y no queda otra que acatar las indicaciones de autoridades pertinentes.

Al señalar que una de las actividades que echa de menos es su participación en la liturgia, pues semanalmente asistía a la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, en la región de la Mixteca, para tocar en las misas en uno de los órganos históricos, señala que hoy es imposible por las condiciones sanitarias tras la propagación y cuarentena por coronavirus.


“He encontrado en Tlaxiaco mucho gusto por la música y el padre (sacerdote) está a favor de valorar el acompañamiento del órgano histórico en la celebración de la misa; en otros lugares no he podido tener acceso a estos instrumentos”, agrega.

“Tengo el órgano y voy con la tecnología, con la era digital. Para mí representa una oportunidad (el aislamiento) para aprender este tipo de temas digitales. En estos días he tratado de aprender un poco de tecnología, plataformas, equipo para grabar, eso es lo bueno de esto”, agregó.

Asimismo, reivindica que este tiempo de confinamiento también ha servido para seguir practicando, entrenando.

“He tratado de prepararme, es como un deporte, hay que tener los dedos y el cuerpo en disposición. Suspendemos unos días y se nota la diferencia y se pierde el avance logrado. Es mantenerme un poco en condición, pensar en planes para el resto del año, entonces contacto con los demás compañeros, cantantes, trompetistas, ahí estamos en la misma causa”, expuso.


PROYECTO CURARTE
En cuanto a su propuesta “También con los pies suena”, con el que registró su proyecto para la convocatoria CurArte, de la Secretaría de las Artes y Cultura de Oaxaca (Seculta), explicó que el objetivo es difundir la música para órgano, o gran órgano, como es llamado el instrumento tubular con pedales y varios teclados o manuales, el cual desafortunadamente no tenemos aún un ejemplar así en Oaxaca.

“Un órgano real, verdadero, que tiene tubos o flautas, en Oaxaca, sólo tenemos del tipo ibérico principalmente en la Ruta de la Mixteca, y en Valles en el barrio de Jalatlaco, basílica de La Soledad, Catedral, Tlacolula y Tlacochahuaya.

Estos órganos son nuestra valiosa herencia de España, son instrumentos de 45 a 47 teclas, ninguno con pedal, aunque con otras cualidades sonoras y una afinación particular, entonces en esta ocasión yo presento con el proyecto un concierto didáctico con música que no es posible tocar con estos órganos”, explicó.

También recalcó que en México son pocos los órganos de este tipo que se encuentran en estado ideal de funcionamiento, como el del Conservatorio Nacional de Música, el de la Basílica de Santa María de Guadalupe y la llamada Antigua Basílica, así como el del Auditorio Nacional, que representa el más grande de Latinoamérica.

En ese contexto, indicó que existe la posibilidad de interpretar música para órgano con uno electrónico, que, si bien no es lo mismo, es un buen sustituto para el desarrollo de gran parte del barroco europeo, el inconveniente aún para instrumentos electrónicos son los excesivos costos.

“Si bien no es lo mismo (el órgano electrónico), me permite hacer música de órgano, por ejemplo del barroco alemán (obras de Johann Sebastian Bach) o barroco francés, o piezas del romanticismo; obras con pedal obligado. Hay un repertorio muy importante que es con pedal, música mexicana de autores nacionales que han escrito para este tipo de instrumento”, señaló durante la entrevista en su estudio.

“El órgano es un instrumento universal y hay compositores que escriben para él en México; Miguel Bernal Jiménez y Ramón Noble, por ejemplo”, citó.

LA DOCENCIA, PRESENTE
En cuanto a impartir clases, Margarita Santiago informó que las da de manera privada, pues en Oaxaca no existen una escuela como tal exclusiva para estudios formales de órgano o una academia, por lo que reiteró, precisamente, también ese es el objetivo de su proyecto “Con los pies también suena”.

“Estoy empezando a dar clases, no he abierto un estudio como tal, me han contactado en privado. No hay escuela especial para la enseñanza del órgano, pero es difícil sin el instrumento adecuado, no serían estudios de vanguardia sin un órgano con pedales, además de los históricos. Los recursos económicos son una limitante pues incluso los órganos electrónicos también son muy caros. Para empezar en México no hay venta o tiendas, aunque si, distribuidores, pero la cotización es en dólares, y están por encima de los 200 mil pesos, el más económico”, apuntó.

En Oaxaca ya hay licenciaturas en la mayoría de los instrumentos de orquesta, pero en órgano aún no.

“Es una labor que me gustaría hacer, pero la falta del instrumento adecuado y el restringido acceso a los órganos históricos en el centro de Oaxaca son factores que complican”, comentó.

Finalmente externó que la vida debe seguir con normalidad, al igual que el arte, pues esta ha acompañado a las familias, a los individuos, durante esta cuarenta, ya sea la música, la literatura o las artes visuales.

“El arte debe seguir, así como la vida normal. Mucha gente ha podido encontrar (con la cuarentena) días de tranquilidad, descanso y la gente que tiene que ver con las artes, la música ha sido una gran compañera, con la era digital tenemos todo a nuestro alcance. Hay proyectos que tengo que consolidar, pero será el momento de hacerlo tranquilo y de lo demás, siempre avanzar”, completó Margarita Santiago.

Comentarios

comments