Elektra, centro de la polémica en plena pandemia

0
148

Elektra, una de las cadenas más grandes de México en comercio especializado, lleva toda la semana en medio de la polémica por su postura ante la actual pandemia de coronavirus.

La tienda, propiedad de Grupo Salinas, ha tomado una serie de decisiones que no han caído nada bien en las redes sociales ni en el público mexicano.

Aquí te contamos qué ha pasado:

El pasado 5 de mayo, durante la conferencia matutina del presidente, el gobierno de México informó que Elektra era una de las empresas que se negaba a cerrar su negocio, pese que su labor no es esencial en estos tiempos.


La declaración fue hecha por Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“Grupo Elektra en diferentes partes del país con más de 10 mil trabajadores, es un centro de trabajo no esencial que se niega al cierre”, dijo la funcionaria el pasado lunes.

Elektra responde

Tras esta declaración pública por parte del gobierno, Elektra respondió con un comunicado en donde dijo que su trabajo “es esencial para México”.

“La mayoría de los mexicanos viven al día y no cuentan con el privilegio de acceder a las compras por internet ni la facilidad que brindan las tarjetas de crédito”, justificó Elektra.


Pero no quedó ahí.

La empresa famosa por sus abonos chiquitos, además solicitó un amparo ante un juez para no cerrar sus tiendas durante esta pandemia, a pesar de que esta misma semana comienza la etapa crítica del coronavirus, según las autoridades federales.

Elektra cuenta con más de 1,200 tiendas en México, Perú, Guatemala, Honduras y Panamá. De acuerdo con su propio sitio web, su mercado es la población de nivel socioeconómico C y D+, es decir, clase media y clase media baja.

Y hasta los vecinos protestan

Vecinos de la unidad habitacional Villa Olímpica, en la Ciudad de México, protestaron ante las oficinas de Elektra el 6 de mayo.

Los ciudadanos, cuyo hogar se encuentra a un costado de la empresa, señalaron que los empleados de Grupo Salinas siguen acudiendo de manera normal a trabajar.

Esto, dijeron ellos, pone en peligro a las miles familias que viven en la zona en donde hay niños y adultos mayores, sectores vulnerables ante el coronavirus.

Si cerró la UNAM y Perisur que se encuentran en la misma zona, por qué Elektra sigue abierto, se quejaron los vecinos. (Antonio García/BI México)

Comentarios

comments