40 DÍAS DE HUELGA EN LA UABJO

0
429

Mario CASTELLANOS ALCAZAR
ARENA POLITICA

La Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), cumplió 40 días de huelga y no hay señales de solución a las demandas del pliego petitorio del Sindicato de los Trabajadores y Empleados (STEUABJO), por lo que se están afectando a 25 mil estudiantes, además de pérdidas por más de 100 millones de pesos en el pago de salarios no devengados de 4 mil trabajadores, entre docentes, personal dministrativo y manuales. La nómina diaria es de 3 millones de pesos.

Es una sangría económica encubierta por el rector de la UABJO, Eduardo Bautista Martínez, ante la falta de diálogo y voluntad política, pues de los cien millones de pesos por el pago de los trabajadores durante los 40 días de huelga, bien, hubiera servido para resolver parte del pliego petitorio que comprende 52 demandas, entre estas, el aumento salarial del 30 por ciento negociable y prestaciones sociales.

Durante los 40 días de huelga, el rector no ha demostrado interés por la solución de las demandas de los trabajadores, por lo que las negociaciones están rotas entre la parte oficial y el STEUABJO, que en la medida que pasan los días, este sindicato, arrecia y endurece sus protestas y afectan a terceras personas con los bloqueos a los accesos de la capital oaxaqueña. El sindicato ha caído en el radicalismo.

Desde luego que la situación es crítica en la Máxima Casa de Estudios, que ya no puede más, según, lo ha manifestado el mismo rector, Eduardo Bautista Martínez, quien no encuentra una salida al problema que se ha complicado por los fuertes intereses políticos y económicos. Más bien por la disputa del poder entre los grupos de interés de la UABJO.

Mucho tiene que ver, que la elección de nuevo rector es el próximo 15 de mayo. Es decir, en la víspera del proceso electoral se mueven las piezas del entramado político, que bien, están en su derecho, pero lo están haciendo de manera perversa, al grado, que la huelga de los sindicalizados y la rectoría están afectando seriamente la educación de las nuevas generaciones de los profesionistas.

En sí, la UABJO es una de las instituciones que ha venido arrastrando serios problemas sociales, políticos y económicos, que redundan en los paros constantes de los seis sindicatos de la Máxima Casa de Estudios, en reclamo de sus derechos laborales, que, ante la falta de atención de los responsables, llegan a convertirse en instrumentos de presión.

No se puede más, por eso, los ofrecimientos son pírricos, pero a la vez, todo es de acuerdo a los parámetros oficiales, es decir, al STEUABJO, hasta hoy se le ha ofrecido el 3.4 por ciento como incremento salarial y el 1.8 en prestaciones sociales y nada más. Háganle como quieran, pero no da para más. Esto implica poner a la práctica plena trasparencia en el manejo de los recursos, vía subsidio federal, que en el año 2020 será de mil 127 millones de pesos, que según, el 90 por ciento es paran el pago de nómina.

La nómina es de tres millones de pesos diarios para el pago de 4 mil 617 trabajadores, pero también, hay gastos suntuosos y mala administración de los recursos, que no van con la nueva política de la Cuarta Transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien recomienda el combate a la corrupción y desde luego, plena austeridad, que en la UABJO no se ve.

Según, el rector tiene un sueldo mensual de 70 mil 597 pesos, el Secretario General, 53 mil pesos y el abogado General, 45 mil pesos, pero en lo oscurito se despachan con la cuchara grande. La Secretaria, Leticia Mendoza Toro tiene tres salarios que rebasan a los 100 mil pesos mensuales, por lo que es urgente la actualización del tabulador, pues hay trabajadores que militan en el STEUABJO que ganan 2 mil 500 pesos quincenales, lo que representa una disparidad.

Ante todo, se requiere una limpia para acabar con la corrupción de la
UABJO. Debe estar a la altura de las circunstancias políticas, así, como de los cambios anunciados por Obrador, quien ha reiterado que en las universidades del país ya no habrá más corrupción, grupos de poder y cacicazgos, que han hecho de estas instituciones un botín político y económico, muy por encima de los intereses de los educandos, dejando en segundo término la calidad de la enseñanza, pero esto se acabó, porque de hoy en adelante habrá cuentas claras para el bien de la educación.
carloscastellanos52@hotmail.com