PINACHO ROMPE LA CORRUPCIÓN EN EL TSJ

0
552

Mario CASTELLANOS ALCAZAR
ARENA POLITICA

Por supuesto que con el nombramiento del nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia en el Estado de Oaxaca que recayó en el magistrado, Eduardo Pinacho Sánchez, el que salió perdiendo es el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, quien quedó mal con la Secretaria de Gobernación del Gobierno Federal, Olga Sánchez Cordero.

Esta había recomendado al gobierno estatal a la presidenta interina del Tribunal Superior de Justicia, María Eugenia Villanueva Abrajam, quien había terminado su función de acuerdo a la Ley Orgánica de dicha institución para que fuera ratificada como propietaria en el cargo, pero no fue así, porque los magistrados le comieron el mandado al Ejecutivo del Estado a quien ya no le dio tiempo cabildear y zas, 15 magistrados se salieron con la suya y en consecuencia votaron por el magistrado Eduardo Pinacho Sánchez y Villanueva se quedó con 12 votos, cuando ya tenía todo listo para continuar al frente de dicho cargo.

Fue el pasado 3 de enero del presente año cuando los magistrados se brincaron las trancas y en consecuencia le dieron un clásico madruguete al gobierno estatal, eligiendo democráticamente a Picaho Sánchez a quien incluso, sus opositores trataron de invalidar su participación en la contienda electoral a través se maniobras que finalmente quedaron sin efecto y por tanto tuvo acceso a contender en el proceso electivo, luego de tener a su favor a la mayoría de los magistrados, que por primera vez impidieron la imposición de María Eugenia Villanueva Abrajam, quien ya había sido impuesta como presidenta interina por un periodo de un año.


Con dicha acción nuevamente el Tribunal Superior de Justicia en el Estado de Oaxaca vuelve a padecer un encontronazo de dos grupos de magistrados, los oficiosos que apoyaron a María Eugenia Villanueva Abrajam, apoyada por el gobierno de Murat Hinojosa y a los que apoyaron a Eduardo Pinacho Sánchez, pero lo más espinoso es que el mandatario oaxaqueño cayó de la gracia de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, porque no cumplió con la encomienda de reelegir a como fuera a María Eugenia
Villanueva.

Los ánimos están caldeados entre los magistrados, por lo que Murat debe ser punto de equilibrio y saque las manos del Poder Judicial, apuntan los opositores, lo que es igual a respetar la autonomía de dicha institución con la finalidad de mantener el estado de derecho tan pisoteado desde administraciones gubernamentales pasadas para que el tribunal deje de ser un trampolín político, en donde ha imperado la corrupción y en consecuencia la mala administración de la justicia, que se ha visto tan cuestionada en lo que va del periodo del actual gobernante oaxaqueño.

Dicha situación viene empeorando desde el mandato del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo con la imposición de Alfredo Lagunas, como presidente del Tribunal Superior de Justicia, quien fue cuestionado a
más no poder por sus actos de Corrupción e incluso cubrió los ilícitos de dicho mandatario estatal reconocido como el peor gobernante oaxaqueño a quien se le imputa un presunto fraude de más de 13 mil millones de pesos- Ya en el gobierno de Murat Hinojosa, Raúl Bolaños Cacho Guzmán sustituyó a Alfredo Lagunas, impuesto por el gobernador en turno como presidente del Tribunal de Justicia, solo que este fue más cuestionado porque se trataba de un magistrado jubilado y por supuesto inelegible, pero aún se logró su imposición bajo sucias maniobras e incluso se llegó a amparar y convirtió al órgano jurisdiccional en un nido de corrupción que redundó en la mala administración de la justicia.

Se fue Bolaños Cacho y vino otra imposición, la de María Eugenia Villanueva Abrajam, favorecida por el gobierno estatal en turno, pero esto se acabó, porque la mayoría de los magistrados decidieron acabar con el abuso del poder y por supuesto dijeron ¡ya basta con la violación de la autonomía del Poder Judicial! Por primera vez rompieron con dicho ritual antidemocrático que tanto afecto a la procuración de la justicia, por lo que ahora corresponde al nuevo presidente, Eduardo Pinacho Sánchez, acabar con las tempestades de la corrupción para mejorar el estado de derecho.


carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments