OBRADOR A UN AÑO DE SU GOBIERNO

0
189

Mario CASTELLANOS ALCAZAR
ARENA POLITICA.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se quedó corto en su primer año de gobierno. Le quedó grande la Cuarta Transformación, al no haber cumplido con sus objetivos en materia de seguridad y economía, pero esto, no le resta fuerza ni popularidad, más bien, lo impulsa a renovar bríos por el bien de la nación, aun teniendo en contra a la oprobiosa reacción conservadora, que se muestra más débil, ante el gigante da la izquierda mexicana. Pide un año más para dar resultados contundentes.

Cierto, es que Obrador, en su primer informe que tuvo lugar el uno de diciembre del presente año, en el zócalo de la ciudad de México, ante más de 250 mil seguidores, no tuvo empacho, ni se acongojó para reconocer que no logró sus propósitos anunciados desde su campaña electoral y una vez, que tomó posesión el uno de diciembre del año 2018.

Reconoció, que no le fue muy bien, como lo esperaba, sin embargo, aceptó la realidad, por más cruda que esta fuera, el hecho de no haber logrado el crecimiento económico del país, que está rezagado y en una recesión técnica, como lo predicen las instituciones financieras, luego de haber anunciado, desde el inició de su gobierno, que la economía crecería hasta en un 4 por ciento al finalizar el presente año.


La economía está a ras del suelo, no se logró tal pronunciamiento.

Tampoco hay crisis inflacionaria y el peso mexicano se mantiene estable, esto, debido, al incremento del 16 por ciento al salario mínimo y la distribución equitativa de los bienes y servicios, lo que ha mantenido, el poder adquisitivo de las familias mexicanas y todo parece, que su primer año de gobierno fue de sombra, más bien, de cálculo, que le permitirá tomar nuevas medidas, sin dejar a un lado la austeridad republicana.

No hubo crecimiento económico, lo reconoció, sin vacilaciones, ante el pueblo mexicano. Esto le dio mayor credibilidad, solo por su sinceridad y su aplomo, de decir las cosas tal como son, sin soslayar su responsabilidad, argumentando, que no fue solo la economía, sino, también, en materia de seguridad, sus esfuerzos fueron en vano, porque tampoco se logró detener la ola de crímenes y la fatal violencia, que a un año del gobierno de Obrador sigue cobrando vigencia.

En fin, López Obrador, aceptó, que son los dos grandes lastres no logrados en su primer año de gobierno. Pidió a los mexicanos un año más para consolidar sus proyectos en lo económico y en materia de seguridad a fin de lograr la pacificación que requieren los mexicanos, que ya viven momentos de angustia y zozobra, pues no es para menos, sí, en lo que va de la administración de este gobierno se han perpetrado 30 mil asesinatos, incluyendo los feminicidios, que en su mayoría han quedado impunes.


Es verdad, que México, vive momentos de angustia, pero sí, el 70 por ciento de la población sigue teniendo la esperanza en Obrador, por el hecho de estar combatiendo la corrupción. Se esperan mejores condiciones de vida, sobre todo de la clase que menos poder adquisitivo tiene, sin embargo, Obrador tiene sus pros y contras, pues no es monedita de oro para caerle bien a todos, menos a sus opositores, los llamados conservadores, que no lo dejan ni a sol ni a sombra, siempre lo están recriminando, muchas veces sin causa alguna, Son los panistas, priistas y perredistas, los reaccionarios y conservadores, que, desde luego, no son una oposición seria, ni profesional, sin argumentos, ni plataforma política. Están en contra de la alternancia del poder, siempre, aturdidos por la ambición, al no aceptar su derrota del uno de julio del año 2018 y hasta la fecha están en contra de todo proyecto del gobierno federal, claro, sin miramiento, ni una postura de clase, ni contundente, que convenza al electorado mexicano.

En presidente del Comité nacional del Partido Acción Nacional, PAN, Marko Cortés Mendoza y sus correligionarios, no pierden el tiempo para despotricar al presidente López Obrador, seguido de los expresidentes panistas, Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, argumentando que el actual gobierno federal no tiene las cartas para gobernar a los mexicanos, sin embargo, se les revierte, porque, cuando el PAN fue gobierno se coludió con el PRI, formando el PRIAN, y juntos, llevaron a México al desastre nacional, es decir, a la corrupción y a los grandes fraudes, finalmente dejaron las arcas vacías con una deuda de los 10 billones de pesos.

carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments