LOS IMPUESTOS FALLIDOS DE MURAT

0
179

Mario CASTELLANOS ALCAZAR.
ARENA POLITICA.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa dio marcha atrás a
los impuestos establecidos en el presupuesto de ingresos del año 2020, ya turnado a la LXIV Legislatura del Estado, lo que fue una intentona fallida, que afectaría la economía de los sectores de la producción, por lo que no se hicieron esperar las protestas de los cámaras empresariales.

El mandatario oaxaqueño ya debe rediseñar su política económica, política y social, en base al Plan de Desarrollo Estatal, para, ya no dar bandazos, que pone en entredicho a su Administración Pública, que por supuesto, no va a tono con el Plan de Austeridad Republicana, puesto en marcha por el presidente de la izquierda mexicana, Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho que en su gobierno no habrá más deudas, ni impuestos que afecten la economía de los sectores de la población.

Por todo esto, Murat, pone de manifiesto, que no le cuadran las cuentas y por supuesto, los 100 mil millones de pesos de la federación no le alcanzan, por lo que a toda costa trata de jugarle la contra al Gobierno Federal, pese a que es un fuerte aliado de la Cuarta Transformación de México, pero en realidad, una cosa dice y otra hace, a espaldas del pueblo, que una vez más, lo zarandeó por la intentona de imponer impuestos al sector empresarial, concretamente al turismo, es decir trató de “matar a la gallina de los huevos de oro”, a los productores del mezcal, a los profesionistas y de extracción de materiales y contribución para la reconstrucción de los inmuebles dañados por los sismos de septiembre del año 2017- Hay que decirlo, es el Secretario de Finanzas del Gobierno del Estado, Vicente Mendoza Téllez Girón, quien se está llevando al baile al mandatario estatal, tanto, que dichas iniciativas de incremento a los impuestos son copiadas del Estado de México, por lo que Murat, ya debe hacer un nuevo diseño de su política económica, que redunda en lo político y social.


Los cuatro impuestos, que el gobierno estatal trató de imponer a raja tabla son: el incremento del 3 al 6 por ciento al hospedaje de los turistas, lo que significa un alza del 100 por ciento, que finalmente pagarían los turistas nacionales y extranjeros. Esto es “matar a la gallina de los huevos de oro” y por supuesto a la economía estatal, nada más condenable, por el sector empresarial del ramo hotelero y prestadores de los servicios turísticos.

Por otra parte, se trató de imponer, el 4.5 por ciento para el ejercicio de las profesiones, la venta final de bebidas alcohólicas, la extracción de materiales de remediación ambiental y contribución para la reconstrucción de los inmuebles dañados por los sismos de septiembre del año 2017, sin embargo, se trató de un atraco más a la economía de estos sectores y finalmente a los oaxaqueños, que todavía no salen del asombro de la voracidad gubernamental, luego de la aprobación de la LXIV Legislatura del Estado de una nueva deuda de los 3 mil 500 millones de pesos según para la construcción de obras y servicios públicos con el garlito de que habrá más empleos y circulante económico que beneficiará a los sectores de la producción.

No hay nada más falso, que dejar a los oaxaqueños una deuda de los 16 mil millones de pesos, al final del sexenio del gobierno estatal es turno, por tanto, hay en los oaxaqueños, un clima de incertidumbre, porque el Ejecutivo del Estado entró a su segunda mitad de su mandato y aun no se ve nada claro en favor de sus gobernados, así, como tampoco, la reducción de la pobreza y el crecimiento económico, como lo decantó en su tercer informe de actividades.

Tampoco hay un clima de seguridad, estabilidad social, política y económica, como el gobernante, lo aseguró a los cuatro vientos, en su reciente informe, del estado que guarda la Administración Pública, en fin, se trata de cifras maquilladas, que serán juzgadas por la historia de los gobiernos en turno.


Queda, por cierto, en tela de duda, que en los tres años que le quedan al gobierno estatal, haya un repunte en lo económico, político y social, pues va en declive, como en toda administración, lo que no se hace en los tres primeros años del gobierno, es decir, sí en este periodo, no se consolidan los programas y el Plan Estatal de Desarrollo, el tiempo restante es de picada, porque se avecina el proceso de elección para presidentes municipales, diputados y del mismo sucesor del mandatario en turno, es decir, todo es política y deslealtad, porque ya dejan solo al gobernante en funciones.

carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments