Culiacán, Ayotzinapa de López Obrador y la 4T

0
72

DETRÁS DE LA NOTICIA
Alfredo Martínez de Aguilar

A diferencia de Luis Echeverría que evitó ser encarcelado por genocidio, Andrés Manuel López Obrador puede ser llevado a los tribunales de justicia internacionales por inacción de su gobierno ante la violación de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad del narco.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, confirmó su injerencia en México al anunciar la creación de una nueva Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado Trasnacional, que combatirá
al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al Cártel de Sinaloa y al Clan del Golfo.

Ante el episodio más brutal del narcoterrorismo en Culiacán, Sinaloa, obligado es reiterar el grave riesgo que entraña la inacción del Estado mexicano por complacencia o complicidad con el narco.


Hace medio siglo surgió el síndrome del 68 y del 71. El inmovilismo paralizó a los gobiernos de la mafia del PRIAN. También afectó a Morena. Han renunciado al monopolio de la violencia legítima.

Aterra a los presidentes pasar a la historia como represores. Es la misma actitud en la segunda y tercera alternancia. Abdicaron de su obligación constitucional de respetar la ley y hacerla respetar.

¡Qué más da no garantizar la seguridad pública y nacional! Son las graves consecuencias de las genocidas matanzas de Tlatelolco y San Cosme. ¡Total, que se joda México y los mexicanos! El gobierno de la 4T abdicó de su responsabilidad de cumplir con la ley en los actos de corrupción, en la lucha contra el narcotráfico y los bloqueos a las vías del ferrocarril en Michoacán y Oaxaca.

Lo confirma la detención y posterior liberación en Culiacán de Ovidio Guzmán López, hijo del capo de capos Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera, sentenciado a cadena perpetua en EU.


A diferencia de Luis Echeverría que evitó ser encarcelado por genocidio, Andrés Manuel López Obrador puede ser llevado a los tribunales de justicia internacionales por inacción de su gobierno.

La violación de derechos humanos a la vida y la libertad por los cárteles del narcotráfico constituyen crímenes de lesa humanidad que no prescriben ante la inacción del Estado mexicano.

El PAN denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) al presidente y al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, por liberar en Culiacán a Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo”.

Marko Antonio Cortés, presidente de Acción Nacional, acusó que el jueves pasado en Culiacán, Sinaloa, el Estado mexicano fue “sometido, arrodillado y humillado por el crimen organizado”.

“Al liberar al hijo del Chapo se condenó a todos los mexicanos a mayores riesgos por su vida, patrimonio y tranquilidad, a Sinaloa y a México a seguir gobernados por el narcotráfico”, agregó.

No falta razón al presidente López Obrador al asegurar que la decisión tomada en Culiacán de no continuar con la acción de detención de Ovidio Guzmán, marca una diferencia en el país.

Efectivamente, así es porque, a querer o no, guste o no, Culiacán es, a partir de ahora el Ayotzinapa del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y de la Cuarta Transformación.

Prueba de ello, en las benditas redes sociales se lee que el gobierno de AMLO quiere vender que liberar al hijo del Chapo fue un acto de responsabilidad para salvar la vida de la gente.

Sin embargo, los cibernautas afirman que fue justo lo contrario. Fueron a detener a Ovidio Guzmán López con tanta torpeza que pusieron en riesgo la vida de miles de sinaloenses.

Ante la creciente indignación de las Fuerzas Armadas nacionales por la reiterada humillación que son objeto afirman que cumplieron con su misión en Sinaloa. Urge el cese de Alfonso Durazo.

“Cumplieron con responder las agresiones, cumplieron con detener al hijo del Chapo, cumplieron con retenerlo y abrirse paso tras más oleadas de disparos”, enfatiza el video que difunden.

“Cumplieron aun cuando se supo de un ataque masivo a la Unidad Habitacional donde viven las familias de los militares, pese a eso siguieron al frente. Cumplieron con su deber”.

“¡Quién no cumplió, fue el Estado!”, es el severo mensaje viralizado en las benditas redes sociales.

“Porque como militares salieron a arriesgar la vida, salieron a rifar su suerte, salieron a pelear y pelearon en diversos puntos. El estado fue quien dobló las manos y ordenó la liberación del hijo del Chapo”.

“Los militares y marinos así como policías, hoy se están jugando la vida, hoy lo apostaron todo por todos, en ellos no recae la deshonra, ellos no tienen por qué bajar la cabeza, ellos sí tienen motivo para ver de frente a su pueblo, ver a su gente a los ojos y decirles que ellos sí cumplieron con su deber”.

“Quién no solo no merece ver al pueblo, sino también a los militares, marinos y policías, es el Estado, los hombres de traje que no tuvieron que vivirlo, que no les costó, que no saben lo que es portar el uniforme. ¡Soldado, jamás pidas perdón por defender a tu patria!”, sentencia el video.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, confirmó su injerencia en México al anunciar la creación de una nueva Fuerza de Tarea contra el Crimen Organizado Trasnacional, que combatirá al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al Cártel de Sinaloa y al Clan del Golfo.

Destacó que este nuevo mecanismo combatirá a las cinco organizaciones criminales que la administración del presidente Donald Trump designó como “amenazas máximas” para Estados Unidos: el grupo Hezbolá (Partido de Dios), la MS-13, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa y el Clan del Golfo.

Sessions reconoció la asistencia de los fiscales mexicanos Éricka Ramírez Ortiz, Hugo Guevara Puerto, Lourdes Nava García, María Cristina Guzmán Gutiérrez, Sonia López Vivar y Uri Pérez, y agradeció a México su apoyo en los procesos contra los asesinos del agente del ICE, Jaime Zapata.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Comentarios

comments