JOSÉ NARRO, SOCAVÓN DEL PRI

0
190

Mario CASTELLANOS ALCAZAR
ARENA POLITICA

En su primera prueba de fuego, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se fue al fondo del despeñadero.

No pudo realizar con transparencia y democracia la contienda interna en proceso para elegir a su presidente nacional ante tanta corrupción e intereses partidistas, que terminó con la renuncia irrevocable del candidato a ocupar dicho cargo, José Narro Robles, quien tenía 50 años de militancia priista.

No solamente renunció a la candidatura sino a su militancia priista, es decir le botó la camiseta al PRI porque no hubo condiciones de participación democrática y todo es más de lo mismo después de la brutal derrota electoral del PRI en la elección del uno de julio del año 2018 cuando perdió la presidencia de México y la mayoría de las diputaciones, senadurías y presidencias municipales ante el espectro político que representa el ahora partido en el poder, MORENA.


Ya lo decía Narro en el contexto de su renuncia que el PRI perdedor no
representa ningún cambio ni procedimientos democráticos. Sigue teniendo los mismos vicios, el clásico dedazo, compadrazgo, la misma corrupción y los mismos fraudes, eso lo obligó a su renuncia como candidato a la presidencia del Comité Nacional del PRI y a su militancia partidista de quien creía renovar al otrora partido de las mayorías, que estuvo en el poder por más de 80 años, luego de haber caído en el neoliberalismo pernicioso que causó el desastre nacional.

La contienda electoral interna del PRI se desvaneció y todo se vino al
suelo. La elección para elegir al presidente nacional del PRI se realizará el once de agosto del presente año previo registro de aspirantes el 22 de junio y

las campañas a partir del día 26 de junio; habrá seis mil casillas abiertas en el país, proceso que se realizará con una serie de irregularidades, corrupción y fraudes tras la imposición del candidato a modo, Alejando Moreno Cárdenas (AMLITO), gobernador con licencia de Campeche.

La situación política no pintó bien para otro de los aspirantes en calidad de independiente, el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, quien ya se registró y a sabiendas de su derrota anunció la creación de un nuevo partido político que entrará en proceso de integración ante el Instituto Nacional Electoral (INE). Que decir de Ivonne Ortega Pacheco, ex gobernadora de Yucatán, quien también se registró y cuatro fórmulas más sin ninguna posibilidad de triunfo.


Narro ocupó puestos importantes en la vida pública dentro del mismo régimen neoliberal que imperó 36 años, dentro del mismo PRI: ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México(UNAM) y ex Secretario de Salud. Le permitió conocer el sistema político, PRI-Gobierno, sabedor de su papel que desempeñaría como Presidente del Comité Nacional del PRI con nuevos proyectos y estrategias para levantar a la vida política a este organismo partidista sin embargo su renuncia causó impresión en la militancia priista que ya tiene nulas esperanzas de vida política.

Es claro el maridaje político del presidente de México Andrés Manuel López Obrador y el ex presidente Enrique Peña Nieto, ambos orquestaron la presunta imposición como candidato y posteriormente presidente del Comité Nacional del PRI al gobernador con licencia de Campeche, Alejando Moreno Cárdenas (AMLITO), quien cuenta con la anuencia de estos y de 11 de 12 gobernadores priistas capitaneados por el presidente saliente.

Esto indica que habrá un juego sucio y por ahora a la cúpula del PRI no le interesa ganar para renovar los bríos de su militancia caída, sino para conservar la libertad de sus gobernadores aliados con Obrador y por cierto cubrir al mismo Peña Nieto a través de su presunto presidente del PRI, Alejandro Moreno, quien será el interlocutor entre el actual gobierno federal

y los gobernadores y ex gobernadores priistas para que no vayan a la cárcel seguramente porque están implicados en fraudes y exceso de corrupción- Y de Ahí, la cúpula del PRI en cenizas a través de AMLITO buscará toda tipo de prebendas y migajas que le ofrezca el gobierno de la izquierda mexicana es decir los priistas abandonarán sus trincheras para filtrarse en las huestes de MORENA, entre estos los gobernadores, diputados y senadores priistas que ya están coqueteando con Obrador y por supuesto que están a la orden para apoyar y aprobar las iniciativas del gobierno federal, entre estas, la Reforma Educativa y La Guardia Nacional que contaron con el respaldo de los diputados y senadores del Congreso de la Unión.

En Oaxaca sucede lo mismo con el gobernador Alejandro Murat
Hinojosa, quien está más que entregado y al servicio del presidente Obrador, incluso los Murat están impulsando al ex gobernador de Campeche para que llegue a la presidencia nacional del PRI, desde luego porque hay sucios intereses, pues es la forma para filtrar al senador por Oaxaca, Raúl Bolaños Cacho Cue para que llegue a la gubernatura en el año 2022 en alianza del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) con MORENA, incluso con la declinación del PRI en su favor, lo que representa una burla más para los oaxaqueños que votarán pese a la violación sus derechos ciudadanos a través de la manipulación y la compra de conciencias como ha ocurrido en el viejo
PRI- Gobierno con la mano siniestra de José Murat.

carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments