DÍAZ CISNEROS, LEGENDARIO

0
236

Arena Política por: Mario CASTELLANOS ALCAZAR

El eco de su voz sigue latente en los estrados políticos en defensa de los intereses económicos, sociales, culturales y de mejores condiciones de los oaxaqueños, ahí, en la máxima tribuna del Senado de la República Mexicana (1992-1998). Este es el tribuno oaxaqueño, Manuel Díaz Cisneros, de profesión Licenciado en Derecho.
Así se recuerda a Cisneros en su segundo aniversario luctuoso- 1941- 2017, quien vio la luz primera en el Tomatal, jurisdicción de Pinotepa Nacional, en un homenaje de la organización denominada, Foro Político de Oaxaca, una organización civil, plural, de donde fue un militante distinguido por su sabiduría y experiencia en los temas políticos, económicos y sociales, en donde se ventilan diversos temas del orden estatal y nacional.
El presidente del Foro Político, Vladimir García Castillo, lleva la batuta, la casta, el sentir y el pulso de lo que representa el bagaje cultural de Díaz Cisneros, y trata de sembrar la misma semilla y mística de servicio, de trabajo y responsabilidad del homenajeado que para los foristas es un paradigma histórico que se distinguió por su amor a su tierra- y como servidor público, en puestos de representación popular o administrativos demostró vocación de servicio
Un homenaje más, para Cisneros, inspira a emular el ejemplo de un oaxaqueño que militó en las filas del PRI en donde hizo su carrera política- diputado-senador, con una firme convicción de entrega y dedicación, siempre cerca de la gente, de sus paisanos, luchando por mejoras sociales; impetuoso, controvertido, polémico, hombre de debate en la tribuna del Congreso de la Unión; me refiero a quien hizo historia por su honestidad, apegado a la voluntad popular, sin soslayar la demanda de los abusos e injusticias del gobierno, es decir fue liberal, de denuncia y reclamo de los derechos humanos de los oaxaqueños. Un político de palabra, de casta, serio y formal; cierto, fue del equipo de trabajo del ex gobernador de Oaxaca Heladio Ramírez López, a quienes no se les acusó de enriquecimiento ilícito.
Juan Manuel Díaz Gerard, joven devoto de su padre, hace una reseña de su progenitor, quien formó parte de una generación de políticos oaxaqueños- allá en la capital del país, en donde conoció en sus años preparatorianos, en su plena formación académica, en la Escuela Nacional Preparatoria, a Heladio Ramírez López, quien llegara a ser gobernador de Oaxaca.
En aquellos tiempos de adolescentes y de la juventud, una pléyade de oaxaqueños formaban parte del círculo político, cuyo centro fue Heladio Ramírez López, entonces bisoño en la política, en donde también figuraba José Muñoz Cota, ilustre orador y maestro de la palabra de quienes lo rodeaban. Hombres cultos y avezados en el arte de hablar bien frente a un público al tenor del “hombre es su palabra”, todos arengaban de temas importantes de la vida nacional.
Manuel Díaz Cisneros destacó en el arte de la palabra, fue campeón nacional de oratoria y uno de los oaxaqueños más querido por el maestro Muñoz Cota y de la esposa de este, Alicia Pérez Salazar, de tal forma que se fue fogueando como uno de los discípulos destacados en lo profesional, sin soslayar la política, como el arte de servir a la gente y no servirse de la política, atributos que lo hicieron merecedor de plenos reconocimientos.
Durante su preparación académica, formación profesional y hasta los últimos días de su existencia, al día le faltaban horas, a las horas segundos y minutos, a la semana le faltaban días y al año meses, para devorar libros y bibliotecas, más bien tenía sed y hambre de cultura y de conocimientos que a lo largo del tiempo lo llevó ser un erudito en la materia.
Hombres de la política nacional como Luis Donaldo Colosio Murrieta y Porfirio Muñoz Ledo reconocieron la capacidad y entrega del entonces senador, Manuel Díaz Cisneros, quien ahí en la tribuna de la cámara alta demostró su casta de tribuno deliberativo en temas y tratados internacionales, defensa de la soberanía, leyes apegadas al derecho constitucional y el respeto de la autonomía de los tres Poderes del Estado; fueron la columna de su trabajo legislativo de lo que fue el equilibrio entre el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, lo que permitió un entramado jurídico en el sistema de gobierno.
Heladio Ramírez López, Manuel Díaz Cisneros, Celestino Chávez, Samuel Jiménez, Isauro Cervantes, Sergio Vera, Crispín Carrera, Pedro Salinas y José Morales López, fueron en aquellos tiempos los que formaron el equipo de una generación de políticos oaxaqueños, que hicieron historia en la medida de sus capacidades con un tono diferente y aceptación a diferencia de las últimas administraciones gubernamentales tachadas de corrupción, salvo excepciones.
carloscastellanos52@hotmail.com

Comentarios

comments