El óvalo estadounidense aguarda del 9 al 12 de mayo a la escudería universitaria, integrada por alumnos de la Facultad de Ingeniería


Además acudirán, del 20 al 23 de junio, por sexta ocasión a Lincoln, Nebraska, con los prototipos eléctrico y de combustión interna

La Escudería UNAM Motorsports, integrada por 39 alumnos de la Facultad de Ingeniería (FI), competirá por vez primera, del 9 al 12 de mayo, en la Michigan International Speedway de la Fórmula SAE (Society of Automotive Engineers), el mítico óvalo de Michigan con medio siglo de historia.

El trazado peraltado que ha sido escenario de competencias de NASCAR e IndyCar pondrá a prueba el trabajo de los estudiantes universitarios (de las ingenierías Industrial, Mecánica, en Computación y Mecatrónica, principalmente) en los procesos de manufactura, materiales y diseño, pues son ellos mismos quienes arman y hacen funcionar el vehículo.


“Es la primera vez que nuestra escudería participa en la Michigan International Speedway, el certamen de mayor nivel en todo el continente. Tenemos un diseño que ya ha sido respaldado y ahora afinamos la manufactura para presentarlo, probarlo y hacerlo competir”, indicó Francisco Marichi Garcilazo, titular de UNAM Motorsports y alumno del décimo semestre de Ingeniería Mecatrónica en la FI.

En conferencia de medios realizada en el Centro de Ingeniería Avanzada de la facultad, informó que también del 20 al 23 de junio asistirán por sexta ocasión a Lincoln, Nebraska, en Estados Unidos, con los prototipos eléctrico y de combustión interna, dentro de la misma Fórmula SAE.

Acompañado de Mariano García del Gallego, responsable académico del proyecto, y de integrantes de la escudería puma, Marichi Garcilazo comentó que esta tecnología es de alto desempeño, con materiales aeroespaciales de aluminio, fibra de carbono y magnesio; resistentes y ligeros.

“Queremos estar a la vanguardia, y ahora que contamos con el primer prototipo eléctrico en México pretendemos volver a Europa en tres años, en donde ya se lleva a cabo la primera competencia de auto driverless, es decir, vehículos prototipo de carreras no tripulados por pilotos”, detalló.


Cada país, prosiguió, tiene su propio modo de desarrollar modelos, y eso se refleja en el diseño, con la implicación de sus raíces; “nosotros queremos resaltar lo que es México. Mucha gente piensa que la industria de los autos de carreras en el país no existe o está lejana, pero desde la academia hacemos ver lo contrario, es un fenómeno que está en vías de crecimiento”.

SAE
El nombre de cada uno de los prototipos puma inicia con las siglas “UM”, derivadas de “Universidad de México”, seguido de un guion y tres números: los primeros dos indican el número del vehículo otorgado en las competencias, y el último el del prototipo creado por la escudería. El prototipo eléctrico utiliza los tres números y añade las siglas en inglés “EV” (electric vehicle).

Las competiciones de la serie Fórmula SAE desafían a los equipos de estudiantes universitarios para que conciban, diseñen, fabriquen y contiendan con vehículos pequeños y de fórmula, y generalmente pasan de ocho a 12 meses en el diseño, construcción y prueba de sus prototipos antes de una competencia.
Los propios concursos brindan a los equipos la oportunidad de demostrar sus creaciones y habilidades de ingeniería, y compararlos con los de jóvenes de otras universidades de todo el mundo.

Comentarios

comments