Gobierno colombiano y FARC pactan buscar a desaparecidos

0
173

Ambas partes anuncian un acuerdo para buscar en conjunto a las más de 25 mil personas que se reportan como desaparecidas desde el inicio del conflicto armado

BOGOTÁ.

Los negociadores de paz del Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC anunciaron el fin de semana un acuerdo para buscar conjuntamente a las más de 25 mil personas que, según diversas fuentes, se registraron como desaparecidas durante el más de medio siglo que dura el conflicto armado.

En un comunicado inesperado emitido desde La Habana, sede de los diálogos de paz desde que éstos comenzaron en noviembre de 2012, los negociadoresindicaron que se dispondrán medidas humanitarias de búsqueda con apoyo delComité Internacional de Cruz Roja (CICR) y que se creará una unidad especial para buscar a los desaparecidos.


Entre 25 mil y 45 milpersonas se encuentran desaparecidas, según diversas fuentes oficiales.

Las medidas humanitarias, que buscan “aliviar el sufrimiento de las familias de las personas dadas por desaparecidas y de esta manera contribuir a la satisfacción de sus derechos”, se pondrán en marcha “antes de la firma del acuerdo final” de paz, que ambas partes acordaron alcanzar antes del próximo 23 de marzo.

A través de ellas se realizará la “búsqueda, ubicación, identificación y entrega digna de restos de personas dadas por desaparecidas”, tarea en la que el Gobierno y FARC han solicitado el apoyo del CICR.

El Gobierno y las FARC se “comprometen” a entregar al CICR “la información de la que dispongan” sobre el posible paradero de los desaparecidos y facilitar la ejecución de los planes especiales humanitarios, que se nutrirá también con información de las organizaciones de víctimas.


Cuando se tengan todos los datos se “definirá un plan de trabajo para que el CICR y el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses diseñen y pongan en marcha” los protocolos, que en todos los casos contarán también con apoyo de la Fiscalía.

Además, podrá solicitarse la colaboración de otras organizaciones o instituciones especializadas, agregaron los negociadores.

El CICR dio la bienvenida al acuerdo y se declaró listo para ayudar en la tarea.

El CICR está listo para apoyar la implementación del documento (…) Lo haremos con el fin humanitario que guía siempre nuestra acción: aliviar el sufrimiento de las víctimas”, afirmó en un comunicado el jefe de delegación de este organismo en Colombia, Christoph Harnisch.
Su ayuda se centrará en aportar su experiencia en el apoyo a los familiares, la exhumación de restos mortales en zonas donde no pueda hacerlo el Estado, y la asesoría a las instituciones responsables de esta problemática, detalló Harnisch.

En paralelo, el Gobierno “acelerará” tanto la identificación de víctimas muertas “en desarrollo de operaciones de la Fuerza Pública” enterradas “en cementerios ubicados en las zonas más afectadas por el conflicto” como también la entrega de restos.

Organizaciones de víctimas y de derechos humanos, subrayaron el Ejecutivo y las FARC, aportarán recomendaciones para que este propósito se cumpla.

La segunda parte del acuerdo sostiene que, “con el fin de establecer lo acaecido a las personas dadas por desaparecidas” por agentes del Estado o la guerrilla, se creará tras la firma del acuerdo de paz “una unidad especial de alto nivel con carácter excepcional y transitorio”.

Este grupo, en el que las víctimas tendrán una “fuerte participación”, será de carácter humanitario y formará parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

La unidad coordinará y contribuirá a realizar acciones para localizar a desaparecidos “que se encuentren con vida, y en los casos de fallecimiento, cuando sea posible, la identificación y entrega digna de los restos”.

En cualquier caso, agrega el acuerdo, este equipo entregará a los familiares del desaparecido un informe en el que recogerán toda la información que hayan podido encontrar.

Todos los procesos que realice este grupo “tendrán carácter humanitario y extrajudicial”, y deberán informar sobre sus progresos “periódica y públicamente”, así como elaborar “un registro nacional de fosas, cementerios ilegales y sepulturas”.

UN PASO MÁS HACIA LA PAZ
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, consideró como un paso más hacia la paz el acuerdo alcanzado en Cuba por los negociadores de su Gobierno y las FARC para buscar conjuntamente a más de 25 mil desaparecidos en el conflicto armado.

Otro paso por la paz: Acuerdo sobre desaparecidos garantiza a víctimas cumplimiento de derechos a verdad, justicia, reparación”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter.
A su vez, el jefe negociador del Gobierno colombiano en los diálogos con las FARC, Humberto de la Calle, dijo que el anuncio sobre búsqueda de desaparecidos alivia el dolor de miles de familias y es un paso hacia el acuerdo final de paz.

Estos pasos son trascendentales, pero son apenas los primeros pasos. Se trata de gestos, de medidas de construcción de confianza que nos permitirán demostrarles a las víctimas nuestro compromiso con la satisfacción de sus derechos”, dijo el funcionario.
La oficina de las Naciones Unidas en Colombia saludó el acuerdo y dijo que esta iniciativa “ratifica que el proceso de paz avanza hacia un acuerdo final”.

Es una medida que afianza la construcción de confianza entre el Gobierno Nacional y las FARC y ratifica que el proceso de paz avanza hacia un acuerdo final”, sostuvo la ONU en un comunicado en el que destacó que este pacto también contribuye a reforzar la confianza de los colombianos en las negociaciones.
El acuerdo de búsqueda de desaparecidos es un “hito” que reconoce una lucha de más de treinta años, dijo hoy la Fundación Nydia Erika Bautista, una de las casi veinte organizaciones de familiares de desaparecidos en Colombia.

Nos parece que es el fruto de muchos esfuerzos de los familiares de los desaparecidos durante muchos años, más de tres décadas. Lo que esperábamos era un mecanismo de justicia transicional que se dedicara a la búsqueda y el acuerdo refleja esto”, dijo la directora de la fundación, Yanette Bautista.
No obstante, subrayó que desde la fundación son conscientes de que hay por delante “mucho trabajo para garantizar la independencia y la eficacia del nuevo mecanismo”.

Otros retos serán garantizar que se tienen las herramientas para realizar una correcta búsqueda en terreno y, sobre todo, tener una mayor claridad con respecto a la cifra de desaparecidos, que según diversas fuentes oficiales oscilan entre las 25 mil y 45 mil personas, aunque las organizaciones apuntan que son muchas más.

Información: Excelsior

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here