¿Tu coche está entre los llamados a revisión de este año?

0
87

En la actualidad, la mayor parte de las armadoras en el mercado nacional han hecho llamados a revisión de sus vehículos

CIUDAD DE MÉXICO.

Constantemente las empresas automotrices emiten alertas, porque se percatan que los vehículos, que pueden tener años en el mercado, contienen defectos, los cuales pueden ser de diversas magnitudes: desde imperceptibles para el propietario, hasta algunos que podrían poner su vida en riesgo.

No hay compañía que se escape de hacer un llamado a revisión (recall), lo cual ocurre cuando se detecta un desperfecto: se anuncia en medios masivos y se intenta contactar a los propietarios para que lleven la unidad a una concesionaria para repararla en forma gratuita.


 

Esta situación implica diversos costos, tanto en emitir los llamados para los consumidores a que acudan a sus concesionarios, como en el arreglo de las fallas. Aunado a ello, se enfrentan a una mala reputación, porque el consumidor tienen la facultad de expresar los percances que padecieron con el llamado a revisión y, si son constantes en alguna marca, su fama se deteriora en el mercado.

Previsiones de análisis de la industria automotriz internacional indican que el costo mínimo que pude tener cualquier desperfecto es de 100 dólares por unidad.

IMPACTO
Los llamados a revisión de las automotrices responden a las necesidades de cualquier industria: lo importante es que se asuman en un momento oportuno, dijeron expertos consultados por Excélsior.

José Alberto Goyos, docente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad La Salle, destacó que la industria automotriz es una de las más reguladas en calidad, por lo que las fallas que se presentan son parte del margen de error que se presenta en la actividad industrial de manera general.


Ante el dilema cantidad-calidad, dijo que “entre mayor sea el volumen de producción, se genera y adquiere más tecnología que permite reducir las fallas”. Explicó que en las líneas de producción se hacen modelos de predicción de desperfectos, lo que permite incorporar esquemas de prevención.
Expuso que existe una metodología que indica que en los procesos de producción industrial sólo debe existir un margen de error de 3.4 piezas por cada millón fabricado. En el caso de la industria automotriz, advirtió que se debe considerar que cada auto se conforma por una gran cantidad de piezas.

En tanto, el socio líder de la industria automotriz de KPMG, Albrecht Ysenburg, dijo que “los recalls son bastante caros para las empresas automotrices y tienen un impacto en la imagen, aunque es casi imposible medirlo”.

Agregó que entre más llamados a revisión tiene una empresa más aumenta la pérdida de credibilidad. Reconoció que no se pueden eliminar por completo las fallas, dijo que no es motivo para desconfiar de los procesos de manufactura, porque la industria automotriz es una de las que tiene mayores estándares de calidad.

Además, el director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales Zárate, indicó que los consumidores deben considerar que los llamados pueden ocurrir a cualquier modelo y momento, por lo que cuando adquieren un auto deben tener la costumbre de estar pendientes de las alertas que se emitan.

Apuntó que los autos salen de la agencia con garantía, la cual se debe aplicar en el momento en que se detecta una falla, y en caso de vender la unidad antes de que ésta termine, informar al nuevo propietario para que lo considere.

LOS MÁS FAMOSOS
Los llamados a revisión implican costos a las empresas, los cuales no se pueden cuantificar de manera exacta porque contemplan diversos factores. El primero es que depende del precio en el mercado de la pieza que se deba cambiar, también de las complicaciones que tenga la armadora para localizar a los propietarios, así como de la disponibilidad material y de mano obra en las distribuidoras.

Además, las empresas deben considerar que la legislación de Estados Unidos les impone diversas multas, las cuales dependen de la gravedad del desperfecto, si ya ocasionó percances de tránsito y la magnitud de los mismos.

La ley actual de EU indica que se puede multar a las empresas hasta con 35 millones de dólares, aunque algunos críticos afirman que se trata de una cantidad laxa si se compara con el perjuicio que pueden ocasionar, por lo piden que el monto se incremente a 300 millones de dólares, es decir, casi 10 veces más.

Según información de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras (NHTSA, por su siglas en inglés), en la última década se emitieron 1,200 llamados a revisión, los cuales involucraron a 90 millones de vehículos. Y si bien se encuentran en ese país, circulan en todo el mundo.

Entre los llamados a revisión más sonados de los últimos años se encuentran el que hizo Ford en 2001, cuando tuvo la obligación de cambiar 13 millones de llantas de la marca Firestone.

En 2009, Toyota detectó fallas en el acelerador de cuatro millones de sus autos, y el año pasado detectó fallas de seguridad en 6.4 millones de unidades.

Una de las noticias más destacadas de los últimos meses en cuestión de llamados a revisión, fue la que tuvo que ver con las bolsas de aire del fabricante japonés Takata, las cuales se produjeron en su planta de Monclova, Coahuila.

El mes pasado, se dio a conocer la multa de 900 millones de dólares para GM por un defecto del sistema de ignición que permite la desactivación involuntaria y repentina del motor del vehículo, lo que desconecta sus bolsas de aire. La situación causó 124 muertes.

 

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here