Se gobierna y educa bien, desayunando sesos y huevos

0
222

Alfredo Martínez de Aguilar

Los observadores y analistas políticos se equivocaron en mayor o menor medida al advertir los presuntos riesgos que entrañaba el regreso a clases, el llamado Día D.

Con gran optimismo, cuya definición no es otra que realista informado, aseguramos que las cosas no irían más allá del derecho al pataleo y quizás a gritos y empujones.

Apostamos a la genial perversidad de los capos y comandantes guerrilleros de la CNTE-EPR, a los que se puede acusar de hipócritas farsantes y corruptos, pero no de estúpidos.

Los dirigentes públicos y clandestinos que manipulan al Cártel de la Sección XXII no tienen un pelo de tontos, además que la revolución les hizo ya justicia y les corrompió.

Capos y comandantes guerrilleros, se aburguesaron y el sistema político mexicano que les creó les destruyó engordándoles física y financieramente sus cuentas bancarias.

Además, unos y otros están plenamente conscientes que, ahora sí, después de 35 años, se acabó la exitosa estrategia marxista-leninista de presión-negociación-presión.

Ya no podrán arrancar al gobierno federal y estatal más prebendas económicas y privilegios políticos. Por supervivencia el Estado Mexicano decidió liquidarles.

De nada servirá su radicalismo, traducido en gritos y sombrerazos. Tuvieron una mala lectura y estiraron demasiado la liga hasta que la rompieron con sus acciones subversivas.

La probada documentalmente participación del crimen organizado y la guerrilla del EPR-ERPI y FAR-LP, convirtió al conflicto magisterial en asunto de seguridad nacional.

Y por rentabilidad política para recuperar el poder en la gobernación de Oaxaca y refrendar el triunfo en la presidencia, Enrique Peña Nieto echó mano del monopolio de la fuerza.

Para ello, no hispo más que recobró la perversa sabiduría del sistema político mexicano, representado por el viejo PRI-gobierno que no se ha ido del poder en el país.

Ferviente admirador de su paisano Adolfo López Mateos como uno de sus ideales políticos, el presidente Peña Nieto ni hizo más que recordar la anécdota del ejercicio del poder:

“Abogado, así se maneja la política. La política debe hacerse con muchos sesos, pero si a los sesos les ponemos huevos, son más sabrosos…”.

Para sorpresa de propios y extraños, finalmente el controvertido ex gobernador del Estado de México, se decidió a dar un golpe de timón para recuperar la rectoría educativa.

No había de otra. Los capos y comandantes guerrilleros que manipulan al Cártel de la Sección XXII de la CNTE habían enloquecido por la soberbia e impunidad que gozaban.

Por su fanatismo fundamentalista marxista-leninista olvidaron que el Estado Mexicano, representado por el gobierno de Enrique Peña Nieto, jamás se iba a suicidar.

La mafia de la CNTE-EPR olvidó que el propio PRI-gobierno les creó o permitió su creación y que, a pesar de moverse en la clandestinidad, sabe quiénes son.

Al mismo tiempo, el Estado Mexicano sabe dónde están y si por ahora no les ha detenido o ejecutado es porque así ha convenido a sus intereses políticos.

Esos intereses, no son otros que servir de comparsas para intentar legitimar la supuesta democracia que existe en México. Y capos y guerrilleros saben que ese es su papel.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila