Narco y guerrilla en acción en la zona metropolitana

0
140

Alfredo Martínez de Aguilar

 ¡No que no hay inseguridad y subversión en Oaxaca! La terca realidad que siempre termina por imponerse, finalmente, ha dado nuevamente un tapón de boca a quienes cierran los ojos y oídos a la misma.

Las hipócritas buenas conciencias, esas que acuden los domingos a comulgar al templo de Santo Domingo o a Catedral para que todo mundo les vea, seguramente se escandalizaran al leer esta entrega.

¡A temblar pseudo empresarios vendedores de mercancía robada, gasolina, material para construcción y vehículos robados, finalmente, les cayó la voladora, tendrán que pagar derecho de piso a la maña!


Lo mismo ocurrirá con los empresarios e intermediarios financieros lavadores de dinero que lucran en cajas populares, casas de empeño y casas de cambio de dinero extranjero, especialmente dólares americanos.

Quienes no lo hagan sufrirán las consecuencias que enfrentaron los vendedores de autos usados en Avenida Universidad y Símbolos Patrios, en jurisdicción de los municipios de Oaxaca de Juárez y de San Antonio de la Cal.

Los nombres de dichos pseudo empresarios son de sobra conocidos y no sólo por la maña, sino por los servicios de inteligencia, militares y civiles y, por supuesto, por la Unidad de Inteligencia de la Secretaría de Hacienda.

Pero en Oaxaca pasa todo y no pasa nada. Por las amplísimas redes de corrupción dentro y fuera del gobierno, a los lavadores de dinero del crimen organizado y del narcotráfico y vendedores de mercancía robada, no se les molesta.


Hábil y perversamente muchos de estos personajes se han infiltrados en los diversos partidos políticos desde donde han aspirado o han llegado a ocupar cargos de representación popular para obtener fuero e impunidad.

A quienes todavía lo duden o lo nieguen cínicamente, ahí están las fotografías de los políticos de San Miguel de Allende que tuvieron relación con el empresario Germán Goyeneche Ortega, detenido el miércoles como presunto operador de Héctor Beltrán Leyva El H.

Aparecen el presidente municipal (PRI-PVEM), Mauricio Trejo Pureco, la ex alcaldesa (PRI-PVEM-PRD), Luz María Núñez Flores y el diputado federal del Partido Acción Nacional, Ricardo Villarreal García.

Para blindarse política y socialmente también han logrado penetrar los cargos directivos de los diferentes organismos y cámaras empresariales, clubes de servicio y asociaciones civiles filantrópicas para intentar lavarse la cara.

Esta es la explicación simple y sencilla por la cual dichos pseudo empresarios jamás presentan denuncias contra los activistas del Cártel de la Sección XXII de la CNTE y contra los guerrilleros del EPR. Tienen, pues, la cola sucia.

Por otro lado, durante la marcha del 2 de octubre reaparecieron las acciones de la guerrilla urbana del Ejército Popular Revolucionario (EPR), camuflada de anarquistas, algunos de ellos, en realidad, normalistas encapuchados.

Resurgieron, asimismo, las complicidades del Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo, al comisionar a 10 representantes para vigilar el respeto a derechos humanos de los activistas y guerrilleros en la marcha conmemorativa del 2 de octubre.

¿Y quién diablos defiende a los ciudadanos de a pie, así como a los propietarios de los numerosos negocios dañados por los comandos de la guerrilla urbana amparados por el Cártel de la Sección XXII de la CNTE y el EPR? ¡Que se jodan, como se jode Oaxaca toda!

Más que grave el protagonismo del secretario de Seguridad Pública, Alberto Esteva, quien pone de manifiesto su distanciamiento de las fuerzas armadas al ocultar que personal del Ejército desactivó una granada de fragmentación arrojada en un negocio ubicado en Símbolos Patrios, en el municipio de San Antonio de la Cal.

alfredo_daguilar@hotmail.com director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here