Sección 22 se apodera de aulas

0
705

OAXACA, Oax., 29 de noviembre.— Seis personas con lesiones leves fue el saldo que dejó un enfrentamiento entre integrantes de las secciones 22 y 59 del SNTE apoyados por simpatizantes de ambas gremiales, quienes se disputan la tutela de tres planteles escolares en el municipio San Jacinto Amilpas, al oriente de la capital del estado.

Apoyados por integrantes de la organización Frente Popular Revolucionario, afiliados a la Sección 22 de la región de los Valles Centrales, desalojaron a su contraparte a pedradas y palos.

Al verse rebasados, los integrantes de la Sección 59 y sus seguidores se retiraron de la primaria Hermanos Flores Magón, Secundaria Técnica número 80 y del jardín de Niños Donají, que mantenían resguardados desde agosto pasado, cuando la Sección 22 acordó posponer el inicio del ciclo escolar como respuesta de inconformidad a la reforma educativa.

Una vez que el grupo contrario se retiró, profesores y activistas detonaron cohetones y lanzaron consignas a manera de victoria.

En el enfrentamiento, los seguidores de la Sección 22 retuvieron a golpes a dos personas  para luego entregarlos al personal de la Cruz Roja que se apersonó en el lugar.

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública, Marco Tulio López, reconoció que los elementos de la corporación fueron rebasados por los rijosos, por lo que tuvieron que replegarse.

Mientras tanto, el líder de la Sección 59 del SNTE, Joaquín Echeverría, en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia, acusó que los hechos hacen suponer que “existe un acuerdo” entre la Coordinadora y el gobernador Gabino Cué para que, “con o sin violencia”, tal como acordaron los maestros disidentes, recuperen los planteles, ya que ante tal circunstancia no se han tomado medidas para evitarlo.

Con este aval, acusa Echeverría,  ocurrió el ataque contra la sede del sindicato, donde quemaron documentos de maestros y alumnos, el cual fue reivindicado por la propia Coordinadora en una conferencia de prensa.

Cué llama a la no agresión

En relación con la toma de las escuelas primaria Hermanos Flores Magón, Secundaria Técnica número 80, así como del jardín de niños Donají, ubicadas en la colonia Los Ángeles, en el municipio de San Jacinto Amilpas, el gobierno de Oaxaca manifestó su enérgica desaprobación a los actos de confrontación y violencia protagonizados por las secciones 22 y 59 del SNTE, al considerar que estos hechos afectan el derecho de la niñez oaxaqueña a la educación, la imagen de Oaxaca frente a la nación y, sobre todo, provocan la degradación de la función del magisterio en su obligación de servir a la sociedad.

Los hechos de confrontación entre dichas secciones deben ser dirimidos a través de la ruta del diálogo y la conciliación y, con ello, cesar la escalada de violencia que ha provocado tensión y crispación en la sociedad oaxaqueña.

Todos los actores involucrados en este grave conflicto deben entender que Oaxaca no puede seguir siendo referente nacional de violencia, por lo que el gobierno estatal insistió en el diálogo.

Panal exige a CNTE respeto a educación de los niños

Por primera ocasión, en lo que va del conflicto magisterial, la bancada de Nueva Alianza, afín al SNTE, levantó la voz en San Lázaro para reclamar que se garantice el derecho humano de los niños de Oaxaca a recibir clases.

El grupo parlamentario ventiló ayer su preocupación ante “las consecuencias terribles” que pueden resultar, se alertó, por una posible confrontación entre los activistas de la Coordinadora que llevan a cabo la denominada “recuperación” de las escuelas en paro desde hace casi tres meses.

El pronunciamiento por parte de las legisladoras y líderes magisteriales Sonia Rincón Chanona y San Juana Cerda Franco, coordinadora de la fracción, desató en el pleno de la Cámara declaraciones en defensa de las movilizaciones de la CNTE a cargo de perredistas del ala radical.

Nueva Alianza pidió además hacer un llamado al gobernador Gabino Cué para proteger, expuso Rincón Chanona, “la integridad de maestros y padres de familia, quienes ante la imposibilidad de que sus hijos recibieran clases, se organizaron para que la pérdida de los días escolares afectara lo menos posible a los estudiantes”.

Las legisladoras vinculadas al SNTE argumentaron que nadie puede estar en contra de la libre manifestación y expresión de las ideas, pero hablaron de impedir que éstas se lleven a cabo con el fin de intimidar y agredir a las personas.

“Nada justifica la violencia sobre las personas”, alegó la chiapaneca Rincón Chanona al abordar el tema en el inicio de la sesión de la Cámara.

“Hacemos un atento llamado a las autoridades locales para hacer prevalecer el Estado de derecho en Oaxaca”, expuso la legisladora.

Información: Excelsior