La Sociedad Cooperativa Trabajadores de Pascual prepara un proceso de adaptaciones en sus procesos productivos, con la intención de reforzar su capacidad de competencia en el mercado nacional de bebidas azucaradas y no alcohólicas.


Sus objetivos a mediano y corto plazos implican abandonar el uso de popotes, así como introducir en la cartera de productos el agua purificada, comentó Salvador Torres Cisneros, presidente de la Cooperativa.

En conferencia de prensa, para presentar la campaña ambiental México lindo y querido, el empresario informó que la organización tiene un plan de inversiones para este año por 100 millones de pesos (mdp), con la idea de ampliar una planta productora en Tizayuca, Hidalgo.

Parte de esos recursos ya se ocuparon en la adquisición de una máquina purificadora de agua, que servirá para llenar garrafones de cinco, 10 y 15 litros, que competirán con marcas como Ciel, del sistema Coca-Cola México; Bonafont, de Grupo Danone o Epura, embotellada por GEPP, parte de Organización Cultiva.


Asimismo, el plan de trabajo de la Cooperativa incluye conversaciones con Tetra Pack, para desarrollar nuevos empaques que le permitan a la marca de bebidas Pascual Boing —que elabora refrescos con néctares de frutas— dejar de usar popotes y sustituirlos por taparroscas, en las presentaciones de medio litro, a partir del próximo año. De momento, los refrescos de un litro ya tienen esa innovación.

En la conferencia de prensa, Torres Cisneros también se refirió a las elecciones presidenciales, de las que resultó ganador Andrés Manuel López Obrador, el candidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

El empresario dijo que Pascual tratará de organizarse con otras cooperativas del país, para hablar directamente con el virtual presidente electo. La agenda a tratar será la de revisar los impuestos al Valor Agregado (IVA) y el Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Torres Cisneros aseguró que dichos gravámenes no se aplican de manera uniforme al sector de bebidas, lo que constituye un factor que distorsiona la competencia, ya que existen otras empresas de de bebidas que no pagan IVA pero no precisó nombres.


Entre 2014 y el presente año, la compañía ha gasto más de 1,200 millones de pesos (mdp) para pagar el IEPS, por lo que ha sido difícil para la empresa generar los recursos necesarios para crecer, aseguró Salvador Torres. (Con información de Sentido Común y Notimex)

Comentarios

comments