El consumo excesivo del alcohol está clasificado como una de las principales causas de muerte y discapacidad; a nivel mundial, mata a más personas que el VIH/SIDA, la violencia y la tuberculosis juntas, según datos divulgados por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados federal.


La mayor parte de problemas con la policía, detención de personas y peleas reportadas se asocian a su consumo y dependencia, añadió el órgano legislativo.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud señalan que cada año se producen 3.3 millones de muertes en el orbe, y es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.

“Provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. En personas de entre 20 a 39 años, 25 por ciento de las defunciones son atribuibles a su consumo”, agregó.


Añadió que el alcohol es la principal causa de accidentes de tránsito, incluyendo los atropellamientos; más de 50 por ciento de éstos ocurren bajo sus efectos.

En México, subrayó, casi 27 millones de personas consumen alcohol en exceso colocando en situación de riesgo su salud, su seguridad y su integridad.

“Es preocupante que 4 millones de personas beben grandes cantidades de alcohol, una vez a la semana o con mayor regularidad, es decir, 6 por ciento de la población tiene problemas de alcoholismo. Ante este panorama, es urgente que desde los tres órdenes de gobierno se impulsen campañas y programas de prevención”.

El director de la Oficina Nacional para el Control del Tabaco y el Alcohol, de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Juan Arturo Sabines Torres, destacó que los menores de edad presentan un incremento en el consumo excesivo de alcohol de 107 por ciento, al pasar de medio millón al millón completo. En el caso particular de las adolescentes hay un aumento de 2.2 a 7.7 por ciento.


En la población en general de 12 a 65 años, con problemas de alcoholismo existe un aumento de 73 por ciento; es decir, de 9 millones pasó a 16.8 millones de personas, lo que significa que por cada 10 individuos, siete han consumido alcohol por lo menos una vez en su vida. A pesar de ello, “no contamos con una ley propia que regule varios aspectos relacionados con el alcohol, como se tiene del tabaco”.

Resaltó que no hay estudios que determinen el presupuesto que representa para el Estado la atención de enfermedades atribuibles a esta condición; sin embargo, “tenemos estimaciones del costo por muertes prematuras como consecuencia del alcohol que representa un orden de 17 mil 480 millones de pesos”.

El investigador en ciencias médicas del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”, Nicolás Iván Martínez López, resaltó que los hombres son quienes más desarrollan y generan dependencia del alcohol; 8.8 de ellos por cada mujer. En el caso de ellas, llegan a tardar hasta cuatro años más en desarrollarla durante el consumo.

Mencionó que en nuestro continente, los varones consumen 17.9 litros de alcohol puro, las mujeres consumen 7.3. La proporción del consumo, en 2016, era de 5 copas o más en una sola ocasión en los hombres, en tanto, en ellas es de 4 o más.

El presidente de la Junta de Custodios de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, A.C., Roberto Karam Araujo, informó que en 2016 los consejos tutelares de menores reportaron que de 2 mil 124 casos registrados, 28 por ciento de ellos cometieron el delito bajo la influencia de una droga y la más común fue el alcohol.

Asimismo, el Servicio Médico Forense señaló que en el mismo año, de 11 mil 355 muertes, en 8.6 por ciento de ellas se encontró evidencia de alguna sustancia y la más frecuente también fue el alcohol en un 67 por ciento; 2 de cada 3 de estos decesos estaban bajo influencia etílica.

“No solo es la principal droga en el país, también tiene impactos en la salud física, psicológica y social. Es por eso que la agrupación que represento lleva el mensaje de recuperación a todo aquél que aún sufre por su forma de beber”, consideró.

Comentarios

comments