Jaime Rodríguez Calderón, anunció que presentará una iniciativa al Congreso “para mocharle la mano” a quien robe, como estrategia para combatir la corrupción


on palabras coloquiales que lo distinguen entre los candidatos, en el primer debate presidencial Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” anunció que presentará una iniciativa al Congreso “para mocharle la mano” a quien robe, como estrategia para combatir la corrupción.

Rodríguez Calderón aseguró no necesitar más preparación para el ejercicio democrático, por su experiencia, e incluso se dio el lujo de ver la película Kung Fu Panda en su habitación, ya que el personaje le inspira “por ser del pueblo y porque, aunque nadie daba nada por él, termina ganando”.

En el camino, rodeando el Monumento a la Revolución, El Bronco saludó y escuchó al mayor número personas a su alcance y les repartió tarjetas de presentación con su número celular -que también expuso en el atril durante el debate-, pidiéndoles que por WhatsApp le mandaran sus necesidades para estructurar sus propuestas de campaña.


Después de comer un huachinango en un restaurante cerca del Monumento a la Revolución y regresar al hotel, el candidato afinó en el hotel detalles con su equipo de campaña. En el debate, lanzó 12 propuestas: transformar el sistema de seguridad pública; crear un centro dedicado a mejorar las condiciones de vida y laborales de los policías; hacer un FBI mexicano, creando la primera policía cibernética; y eliminar todo programa asistencialista, entre otras.

El que robe hay que mocharle la mano, hay que presentar una iniciativa para que los diputados aprueben esta sanción”, dijo a pregunta de la conductora.

Los moderadores cuestionaron El Bronco sobre las casi 400 mil firmas que el INE no le validó; contestó que su candidatura es legítima. Sobre la violencia e inseguridad en Nuevo León justificó que los índices se redujeron, pero es un problema federal. Se comprometió a cumplir todas las promesas de campaña si es electo, de lo contrario renunciará a la Presidencia.

Por su parte, el candidato cuestionó a todos sus contrincantes, especialmente a López Obrador, y los retó a firmar su renuncia al financiamiento de su campaña, pero no tuvo éxito.


Al final del debate ofreció una breve conferencia afuera del Palacio de Minería, en la que explicó que su propuesta de cortar la mano a quien robe es empleada en otros países con resultados exitosos contra el crimen. Aseguró que los candidatos se espantaron de la propuesta porque son propensos a quedar mancos.

Comentarios

comments