Metrobús en Oaxaca, es inoperable, acepta Sevitra

El proyecto del Sistema Integral de Transporte (SIT), que en su momento fue conocido como Metrobús y, luego, como Sitibús, y en el que el gobierno de Gabino Cué Monteagudo gastó 600 millones de pesos es deficiente e inoperable, reconoció la Secretaría de Vialidad y Transporte (Sevitra).


Las obras, tal y como las programó la anterior administración, fueron concluidas totalmente en 2017 a un costo promedio de 70 millones de pesos por cada uno de los 8.5 kilómetros que la integran; sin embargo, registran múltiples problemas que hacen imposible su funcionamiento, reconoció el subsecretario de Planeación y Normatividad de Sevitra, Alejandro Villanueva.

Pese a ello, las actuales autoridades reconocieron, que al menos hasta enero de 2018, existe la intención de efectuar diversas modificaciones al proyecto con el objetivo de echarlo a andar en los próximos meses.

Los más graves errores radican en los carriles a contraflujo, pues logísticamente son inservibles debido a que carecen de la infraestructura necesaria para salvaguardar la integridad de la población; de hecho, si se concreta el funcionamiento del nuevo sistema de transporte, el avance en sentido contrario será eliminado del esquema, confirmó el funcionario.


“Se hizo un diagnóstico y se determinó que el contraflujo era peligroso, y se tuvo que eliminar. Todos los contraflujos de México tienen una forma de proteger al peatón; aquí no la hay. Mientras no hagas eso, es peligroso y no queremos comprometer ninguna vida”, reiteró Villanueva.

Esto, sin embargo, ha causado el primer gran conflicto de logística para las actuales autoridades, pues los paraderos instalados sobre el camellón central del Periférico Sur, entre el parque de El Amor y el parque Madero, fueron habilitados pensando, precisamente, en que las unidades correrían en contraflujo los más de dos kilómetros de distancia entre ambos puntos.

Con la alteración de la ruta, los pasajeros tendrían que descender y ascender sobre el arroyo vehicular, justo en el carril de alta velocidad, por lo que el actual gobierno deberá contratar a una empresa que adecúe el acceso a los paradores.

De acuerdo con Sevitra, el Sitibús careció, desde el principio, de una planeación eficaz, pues, a pesar de la inversión multimillonaria que recibió, que se compara con la de proyectos como los de Pachuca o, incluso, la Ciudad de México, la propuesta jamás fue socializada ni con la población ni con los concesionarios de transporte.


“Voy a dar un ejemplo: Se compró una terminal en Xoxocotlán que se hizo y se terminó; sin embargo, enfrente (de la terminal) hay un terreno que está cercado, que impide la movilidad de los camiones; no se puede entrar.

“Creo que cuando se empezó a construir la obra, ese terreno estaba baldío, pero ya salió un dueño y puso una cerca e impide que se pueda tener movilidad, es una de las cosas que impiden que tenga operatividad el sistema. Otro ejemplo es la destrucción de los paraderos: se hizo un contrato, se pusieron los paraderos, pero como no se ha echado a andar el sistema, están destruidos. No destruidos ni por gobierno ni por las inclemencias del tiempo, han sido vandalizados, eso impide la operatividad. Se tiene que ver la manera de que se tengan esos paraderos”, dijo el funcionario.

Comentarios

comments