Colapsado Salud; Castillo y Candiani disfrutan robo


DETRAS DE LA NOTICIA | Alfredo Martínez de Aguilar 

Oaxaca es tierra de brutales contrastes. Cohabitan la más supina ignorancia y la mayor sabiduría milenaria. La extrema miseria y la mayor opulencia. La más condenable impunidad y la más abominable complicidad.

Claro y concreto ejemplo de ello es la Secretaría de Salud y los Servicios de Salud de Oaxaca. Agonizan su equipo y servicios colapsados por el escandaloso saqueo. Nadie sabe bien a bien el monto real del robo.

Se habla de más de 10 mil millones de pesos. En su momento, la doctora Gabriela Velásquez Rosas, ex Secretaria de Salud, hizo la reveladora denuncia. Creíble. La esposa del líder de Canacintra es gente seria.


Un elemento de juicio objetivo que fortalece el dicho de la doctora Gabriela Velásquez es la ejecución de Rafael Pérez Gavilán Escalante. Nunca en la historia política de Oaxaca se había dado un caso de esta naturaleza.

La tortura y ejecución para callarle para siempre, sigue siendo una piedra en el zapato y una papa caliente para los Fiscales General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez, y Anticorrupción, Jorge Emilio Iruegas Álvarez.

Entretanto, la opacidad se agrava durante el primer año de gobierno de la actual administración por falta de transparencia y rendición de cuentas. Pero, lo peor, es que los saqueadores siguen libres, totalmente impunes.

Disfrutan lo robado Jorge Castillo Díaz y su banda de ladrones, Manuel Ramírez Tenorio, ex cuñado de Gabino Cué Monteagudo, Juan José Álvarez Candiani, Salvador Monroy Rodríguez y Rogelio Hernández Cázares.


La Fiscalía General del Estado y la Fiscalía Anticorrupción han hecho su mejor esfuerzo por llevar a la cárcel a los ex secretarios de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, y de Finanzas, Gerardo Cagija y Enrique Arnaud.

Con todo y su sólida formación académica en la London School y experiencia administrativa, Celestino Alonso, poco o nada puede hacer por la pudrición en los SSO, a menos que le haya alcanzado el Principio de Peter.

Inteligente, para protegerse, el Director General de Estrategia en Finanzas & Infraestructura del Grupo Financiero Interacciones, hábilmente se acogió al Programa de Testigos Protegidos de la Fiscalía General.

Las medidas cautelares del nuevo sistema de justicia penal permitió a Gerardo seguir sujeto a proceso en resguardo domiciliario. Germán y Enrique, en cambio, continúan presos en la Penitenciaría de Ixcotel.

Para lograr su liberación, a la revelación del doctor Rubén Vasconcelos Méndez hay que sumar las llamadas del presidenciable Pepe Meade Kuribreña y del líder parlamentario del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón.

Independientemente, desde luego, de las presiones del propio Director General del Grupo Financiero Interacciones, Carlos Hank Rhon, uno de los 8 hombres más ricos de México y miembro del Club Forbes.

Tras la detención del ex Secretario de Vialidad y Transporte, Carlos Moreno Alcántara, y de los ex Directores Jurídico y de Concesiones de la misma dependencia el Fiscal General confirmó que hay otros ex funcionarios de la administración de Gabino Cué en la “mira”, los cuales han sido señalados por testigos protegidos.

Vasconcelos Méndez reconoció que información proporcionada por algunos ex funcionarios presos como Gerardo Cajiga Estrada permitió que la justicia esté detrás de otros “peces gordos” y haya permitido la detención del ex titular de la Sevitra.

Con respecto a la detención de Carlos Moreno Alcántara refirió que pedirán prisión preventiva para que no pueda salir bajo fianza por el probable daño patrimonial a la hacienda pública, por alrededor de 6 millones de pesos.

Ante la detención del tercer secretario de despacho de Gabino Cué, el Fiscal General del Estado aseguró que Carlos Moreno Alcántara podría alcanzar de dos a 10 años de prisión, una vez que se confirme el delito imputado.

Por otro lado, un nuevo paro laboral estalló en las manos al Secretario de Salud y Director General de los Servicios de Salud de Oaxaca, Celestino Manuel Alonso Álvarez, en el heroico Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”.

La protesta de los trabajadores inconformes dejó sin consulta médica a 450 personas de escasos recursos. Hay desabasto de medicamentos e insumos de hasta un 60 por ciento.

Pero no pasa nada porque los pobres están desorganizados y no tienen capacidad de marchar y bloquear las calles y menos tomar las instalaciones del hospital para presionar y chantajear y, lo peor, a quién importan los enfermos pobres.

El secretario general de la Subsección 07 de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA), Alberto Vásquez Sangermán, denunció graves fallas en la infraestructura y equipo indispensable.

El pésimo funcionamiento hospitalario es patético por dramático. No están funcionando el servicio de tomógrafo, el gabinete de Rayos X, y el área de lavandería, debido a que no han sido reparados.

Los sindicalizados también exigen el pago de uniformes de los mil 300 sindicalizados, cuyo monto por cada uno estimó en 10 mil pesos.

Según declaraciones del dirigente de los trabajadores el paro se debió al incumplimiento del Gobierno del Estado a sus demandas para la solución a la crisis hospitalaria.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Comentarios

comments