Crónica deportiva esta de luto


Raúl Urquidi Espinoza, decano de la crónica deportiva en Chihuahua y fundador del Premio Teporaca, falleció el jueves a las 15:30 horas, víctima de penosa enfermedad que desde hace tiempo padecía.

Urquidi, como le conocía todo mundo en el argot deportivo, trabajo para varios medios de la localidad, especialmente para el Heraldo de Chihuahua, Radio Lobo y el devenir.com.mx, y llegó a mandar informaciones a medios nacionales sobre crónica deportiva, incluso se inició en televisión en la ciudad de México cuando era joven y llegó a ser tesorero de la Federación Mexicana de Cronistas Deportivos donde mostró siempre su compromiso y entusiasmo con el gremio.

La noticia se dio a conocer a través de su familia y rápidamente cundió por las redes sociales, luego de que el orgulloso reportero de deportes mantenía fuertes lazos de unión con diversas fuentes de información en general, además de que laboraba como administrador en el Instituto Chihuahuense del Deporte en el Salón de la Fama, y en otras varias tareas que se le encomendaban.

Don Raúl fue la persona que fraguó tenzoneramente la propuesta de un premio que representara el orgullo y la fortaleza del deporte de Chihuahua, y lo logró, no sin entes batallar en serio para que directivos y funcionarios le dieran crédito a su propuesta, que finalmente fue acogida por el presidente municipal en turno Mario de la Torres, incluso fueron los mismos cronistas del deporte, entonces afiliados a la Asociación “Pancho” Cano de la que fue presidente, los que aprobaron el nombre de Teporaca, propuesta por el reportero de deportes, siempre activo y muy leído en su comentarios.


Nuestro personaje mantenía relaciones todavía con sus colegas de la crónica deportiva a través del enlace que me tocó cumplir, enviaba mensajes y saludos a todos ellos, incluso fotos de cuando se lo visitaba en su casa, donde finalmente falleció.

Urquidi fue junto con Alberto Contreras y Efraín Morales Manquero, la tercia de cronistas decanos de la crónica deportiva en Chihuahua, fundadores de la Asociación de Cronistas Deportivos “Pancho Cano”, que surge a raíz de antecedente que dejó el denominado en sus inicios Circulo de Cronistas Deportivos.

Mucho hay que escribir de Raúl Urquidi, era un reportero extraordinariamente hábil para reseñar juegos de béisbol por escrito, y todo tipo de géneros periodísticos, donde la crónica y el reportaje, que no todos dominan, así como la entrevista, que pergeñaba de manera elegante y muy atractiva, hasta cuentos de navidad de esa época, que gustoso y siempre de un buen ánimo, entregaba en cumplimiento de las órdenes de información que recibía en el Heraldo de Chihuahua, institución periodística donde fue parte de una gran época.

Sencillo, de estilo elegante y hasta polémico cuando tomaba la palabra, todavía hace algunos meses acudía a las asambleas de la Asociación de Cronistas Deportivos “Pancho” Cano, y daba sus opiniones críticas pero muy centradas, con la autoridad que le daba la experiencia de más de 50 años de vida profesional.


Me tocó en suerte asistir en varias ocasiones a su casa durante su enfermedad, a “platicar” a señas, porque no podía hablar luego de que tenia un dispositivo que le aligeraba el dolor y le daba protección en su garganta, y mucho nos reíamos cuando a gestos me trataba de decir que les mandaba saludos y extrañaba mucho a los colegas de la “Pancho Cano”, cruzando los brazos, y le cuando le preguntaba para quien era los saludos, juntaba  los dedos de una manos cerrados y luego abiertos, dando a entender que a todos, para después reír.

Raúl Urquid Espinoza tenia a la fecha 75 años de edad, nacido en la ciudad de Parral, deja su esposa la señora Leonor de Urquidi que estuvo siempre cerca de Raúl, atendiéndolo en todos sus requerimientos.
La Asociación de Cronistas Deportivos “Pancho Cano” a través de nuestro presidente Alejando Aguirre Terrazas, le envía el más sentido pésame a su señora esposa y sus hijos.

Descanse en Paz, un excelente reportero y mejor amigo. Raúl Urquidi Espinoza quien es velado en Funerales Miranda de la avenida Pacheco y sus fenerales se realizarán en la Iglesia del Refugio en horario pendiente, para posteriormente ser cremado.

Comentarios

comments