La pobreza de Oaxaca…


De Pablo Ramírez Puga / EXPRESIONES130516.

En efecto, la pobreza de Oaxaca ha crecido con el gobierno de Gabino Cué; también es cierto de que 9 de cada 10 pesos de su presupuesto depende de transferencias federales, como lo es igualmente que la población en pobreza extrema ha aumentado, así como la población en general.

Las necesidades, los problemas y los conflictos sociales, por tanto, igual han crecido; sólo se ha logrado el amansamiento de la Sección 22 del magisterio oaxaqueño al quitarles movilidad, fuerza y recursos, sin embargo, han crecido otras agrupaciones.

La causa, el gobierno denominado del cambio, no ha sabido, no ha querido, o se ha aprovechado del poder para convertir a la entidad en la séptima con más observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), respecto de la forma en que son usados los recursos que el gobierno estatal recibió de la Federación.


El gobierno de Gabino Cué tiene pendiente de justificar ante la ASF, la friolera de 8 mil 655 millones de pesos, correspondientes sólo al periodo de 2011 a 2013; en 2014 faltan de solventar 3 mil 354 millones de pesos y hay recursos que deben ser devueltos por no haber sido justificados plenamente por la cantidad de mil 375.7 millones.

La lista de la insolvencia del gobierno de Cué es larga, a tal grado que ha provocado que en Oaxaca dos de tres personas vivan en pobreza, según datos del Coneval.

En este último año de gobierno (2016) el gobierno de Oaxaca recibirá por concepto de participaciones federales y las aportaciones de la Federación, un monto histórico de 51 mil 773.9 millones de pesos, según datos del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP).

¿En dónde está pues la pobreza de Oaxaca? O más bien dicho: ¿en dónde están todos esos recursos destinados para el desarrollo y progreso de Oaxaca? Oaxaca no tendría por qué padecer tanta pobreza si los gobiernos estatales hubieran aplicado con honestidad y efectividad las participaciones federales.


Hemos sumado, por lo menos cuatro sexenios de engaños y simulaciones, en donde el dispendio, el manejo discrecional y político del presupuesto de gobierno, ha metido a la entidad en una vorágine que hoy nos agobia con desempleo, inseguridad, violencia y desperdicio de recursos que son un insulto no sólo para todo Oaxaca, sino para todo México.

Ya es momento de que esa pobreza no se manifieste en la falta de ideas y de voluntad de los oaxaqueños, que debemos EXIGIR resultados prontos y sancionar severamente a quien no cumpla sus promesas y su responsabilidad…

confusiopuga@hotmail.com rampuga@prodigy.net.mx

Comentarios

comments

Add Comment