Oaxaca, tierra de nadie


Por Incógnito

Como siempre la policía sirve para dos cosas, para nada y para nada, llamó mi atención el valor demostrado por una mujer de edad avanzada al negarse a bajar de una unidad del transporte urbano cuando un grupo de pseudoprofesores pretendían tomar el camión en el crucero ubicado frente a las instalaciones del “Nuevo” IEEPO, mejor ella, demostró tener más agallas que el propio gobernador y sus “funcionarios públicos” que no hacen nada por defender al pueblo que juraron proteger.

Tampoco es el caso incitar a la violencia, porque no es la solución, pero ante el inoperante sistema de seguridad pública y vialidad con que contamos no nos están dejando más que tomar la justicia por propia mano.

Aunque pensándolo bien, qué podríamos esperar de la bola de incompetentes que desgraciadamente están a cargo de la seguridad de los oaxaqueños si a duras penas saben en dónde tienen la nariz. Despachan desde su oficina (si bien nos va) o se la pasan haciendo amarres político que no tienen sentido.


Ahí está el bueno para nada de Hugo López Velasco en “perversión y deleite”, perdón quise decir Prevención del Delito que ha sido visto de lambiscón en eventos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a ver si consigue mantener el hueso que por cierto le ha quedado grande al ignorante sujeto.

Para nadie es secreto que estos señores sólo están nadando de muertitos en lo que se da el cambio de gobierno, y mientras tanto la ciudadanía que se joda.

Urge un verdadero cambio, que la barredora llegue con todo y mande a todos los “flamantes” funcionarios del gobierno gabinista y próximos nuevos ricos, al lugar de donde nunca debieron de haber salido,  a trabajar en el arado y a darle duro a la escoba y el trapeador, con el debido respeto que me merecen nuestros campesinos y empleadas domésticas.

¿Paz y progreso? mis polainas, esta administración sólo dejó un endeudamiento multimillonario, desempleo, crisis en el campo y nula obra pública. Y sí, que regresen estos hijos de su reverenda máuser, pero todo lo que se robaron.


Comentarios

comments

Add Comment