Análisis. A pesar de obtener la Copa MX
En la Liga los Rojiblancos terminaron en la decimotercera posición con 21 unidades y siguen metidos de lleno en el tema del descenso

GUADALAJARA, JALISCO (25/NOV/2015).- El Apertura 2015 estuvo lleno de decisiones que levantaron polémica y solamente se cumplió un objetivo, de los dos que se propuso la dirigencia antes de arrancar las acciones: terminaron campeones de la Copa MX, pero no calificaron a la Liguilla por el campeonato, lo cual da como resultado no haber sumado unidades suficientes para respirar en el tema de cociente.

Utilizaron a dos técnicos, inició José Manuel de la Torre y en la fecha ocho fue despedido, lo cual trató de impedir la plantilla, platicaron con Jorge Vergara en su casa pero todo estaba decidido y llegó Matías Almeyda para tomar el redil.

Los tapatíos terminaron en la décimo tercera posición de la tabla general con 21 unidades, luego de lograr seis victorias, tres empates y ocho derrotas. Aceptaron 26 goles y marcaron 23, para una diferencia de menos tres.


Como local, el Guadalajara culminó en la posición nueve, luego de que disputó ocho encuentros y solamente pudo ganar cuatro, empató dos y perdió dos. Recibió 12 goles por 15 marcados, para una diferencia de más tres tantos. Obtuvieron 14 puntos de 24 disputados y es aquí donde se les fue la calificación a la Liguilla.

La posición 16 se la ganó Chivas como mejor visitante, donde sus números fueron poco favorables, de nueve cotejos disputados ganó dos, empató uno y perdió seis. Marcó ocho tantos por 14 en contra, para una diferencia de menos seis. De 27 unidades en juego, logró recuperar siete.

El mejor goleador fue Omar Bravo con 10 tantos; Marco Fabián, tres; Michel Vázquez, Raúl López y Ángel Zaldívar colaboraron con dos cada uno; Isaac Brizuela, Carlos Fierro, David Ramírez, así como un autogol.

Defensivamente el Guadalajara sufrió mucho en el Apertura, recibió 26 tantos en 17 encuentros, suma alta debido a que sufrió la baja de Oswaldo Alanís por lesión al iniciar el campeonato y al concluir, así como la de Jair Pereira. Para el torneo entrante el pastor busca que le traigan un defensa central de experiencia para apretar la competencia y en caso de alguna lesión, estar cubiertos.


De hecho uno de sus problemas más graves fue el defender jugadas de táctica fija; por recordar un encuentro, Dorados le metió los dos tantos en acciones que parecieron una calca una de otra, de tiro de esquina y en balón aéreo. Permitió en total durante el torneo, 95 acciones de este tipo en su contra por faltas en las afueras del área.

El promedio de edad que manejó el Guadalajara en el torneo fue de 25 años y tres meses, pero sufrirá movimiento este número, dependiendo de los refuerzos que lleguen, ya que en teoría, según la petición del técnico argentino, van por un defensa central, un lateral derecho, un volante ofensivo y un delantero.

A diferencia de otros torneos, donde por lo menos se veía una nueva cara en el primer equipo, ahora Chivas no debutó a ningún jugador, esto estaba previsto por el coordinador técnico-táctico José Luis Real, quien pronosticó que el año entrante tampoco habrá novedad al respecto por el problema de descenso.

Se le cayó el equipo

El estilo de juego de Chivas agrada a la afición, porque es atrevido, busca siempre el arco enemigo sin especular y corrió mucha fortuna Almeyda, ya que ganó sus primeros tres partidos del campeonato. El mejor encuentro fue ante Pumas en Ciudad Universitaria, pero perdieron 1-0 y desde entonces se comenzó a desplomar el chiverío.

Empataron ante el Puebla en casa, estuvieron cerca del funcionamiento ideal ante los Pumas, dieron muestras de mejoría ante el Atlas y ganaron. En casa de nuevo decepcionan al empatar contra el Pachuca, en un encuentro que demostró Almeyda falta de manejo en el partido porque le sacaron un cotejo que estaba ganando 3-1.

Las últimas dos jornadas las perdió, dejando ir unidades vitales para el descenso y para la Liguilla, ante Dorados 2-1 y en casa fueron humillados en la última fecha por el Santos, 3-0, encuentro en el cual no metió ni las manos la plantilla. Una actitud lamentable la de los Rojiblancos y el propio estratega lo calificó como el peor en su corta estancia en México.

La fórmula de Almeyda

A su llegada, Matías Almeyda aprovechó las cualidades de Raúl López, pues logró que hiciera sinergia con Omar Bravo y ellos dos eran la punta de lanza a la ofensiva rojiblanca. Desborde por la derecha del “Dedos”, centro al área y aparecía Bravo para empujar.

El dato

El Guadalajara necesita sumar para el Clausura 2016 mínimo 27 unidades para no depender de nadie en su salvación, con lo cual estaría logrando la calificación y entrando a la pelea por el campeonato, luego de que en el Apertura no logró el objetivo.

Comentarios

comments