¡VENGA LA CONDENA!


LA OPINION DE PIÑÓN

El fascismo llegó a la Suprema

¿En qué país estamos viviendo que la locura haya alcanzado a la que fuera respetable Suprema Corte de Justicia de la Nación?

La Suprema (¿?), Corte de Justicia de la Nación, en nombre de la lo le lí que llaman “libertad de expresión”, aprobaron que los partidos (los dirigentes), pueden insultar, denigrar y poner como lazo de cochino a sus contrincantes.

Es decir se acepta que es constitucional ¡Vive Dios! . Se parece un remedo a la risible comedia de “Tremenda Corte de Tres patines… y nana nina”. Aún cuando el adversario sea una persona digna y honesta…se le puede poner como cuche.


Difamarla…señor juez…

¡Ah!, se les podrá decir de todo, como a la sufrida mujer en casa, pero nada de calumniarlas o sea un señalamiento malicioso, falso, o cosa que los deshonre por caso si no es creyente le calumnien diciendo que lo han visto persignarse frente a cualquier iglesia, que es un tragón o caedor en los banquetes sin invitación. O antros de “gayes” besándose con su chofer. ¡Calumnias, no!

Que “la Suprema Corte, sentó un precedente pues es la primera vez que se pronuncia en este sentido en materia electoral”. Falta otra.

Nunca jamás habíamos escuchado, tal aberración que de si por inmoral acaba con cualquier candidato denigrándolo con calificarlo de imbécil, degenerado o sadomasoquismo sexual.


Vivimos tiempos de falto de valores, pero es falto de la santa y surema madre.

Siempre supimos que el respeto ha sido el supremo principio de la democracia y la convivencia entre los mexicanos. Que en el momento de participar a un puesto de elección hay reglas algunas escritas y otras son éticas del respeto, esto para no incitar al odio y guardarse el rencor después de las elecciones. Y traer con ello las venganzas y asesinatos como ya lo hemos visto en pasados gobiernos.

Según leemos el ministro Arturo Zaldivar, declaró qie “la Carta Magna, a partir de la reforma constitucional del 10 de febrero de éste año, solo protege a las personas frente a la propaganda política electoral que las calumnie, mas no así a las expresiones que las puedan denigrar.

O sea primero los lanza al lodazal de un chiquero de marranadas y después los inictan a bañarse para quitarse el mal olor.

Los inclitos ancianos que se supone son de experiencia y madurez que dan los años, nulificaron las reformas de los Códigos electorales de los estados de Nuevo León y Chiapas, que prohibían a los partidos denigrar a sus adversarios o a las instituciones.

¡Oh!, porque es un atentado contra la libertad de expresión…

Pronto será otra propuesta de Reforma Constitucional el denigrar a cualquier dama o al mismo presidente o al santísimo Papa…

¿A dónde vamos?, diría el ladrón de a junto.

Como la tremenda corte…

Comentarios

comments

Add Comment