MÉXICO, D.F. (apro).- En un acto sin precedente, la Arquidiócesis de San Luis Potosí denunció penalmente a su sacerdote Eduardo Córdova por haber abusado sexualmente de un menor.

La Arquidiócesis realizó esta denuncia de tipo civil luego de que el Vaticano sancionó canónicamente al padre Córdova, apartándolo del ejercicio sacerdotal.

Esta es la primera vez que una diócesis mexicana denuncia ante las autoridades judiciales a uno de sus sacerdotes pederastas, sacando el caso del ámbito estrictamente eclesiástico.

Armando Martínez Gómez, presidente del Colegio de Abogados Católicos y quien investigó el caso por parte de la Arquidiócesis, señaló:


“Esperamos ahora que las autoridades judiciales inicien las investigaciones correspondientes. Y también que las personas afectadas presenten su denuncia”.

Y señaló que “probablemente este sea el primer caso en que una arquidiócesis presenta una denuncia penal de este tipo”.

Lo cierto es que, durante el pontificado de Benedicto XVI, el Vaticano emitió una recomendación a todas las diócesis y arquidiócesis del mundo para que denunciaran ante las autoridades civiles a sus sacerdotes pederastas, una acción enmarcada en lo que se llamó “tolerancia cero”.

Así, la arquidiócesis de San Luis Potosí simplemente se está plegando a estos lineamientos del Vaticano, a los que le ha dado continuidad el Papa Francisco quien, por cierto, tiene programada una reunión con víctimas de pederastia sacerdotal, la cual posiblemente se realice el próximo mes de junio.


Información: Proceso

Comentarios

comments