¡Cobardes, maestros de la CNTE atacan a amas de casa!


Alfredo Martínez de Aguilar

Por segundo día consecutivo, activistas y milicianos de la mafia CNTE-EPR desquiciaron la capital y entidad oaxaqueña con sus acciones de guerrilla urbana, al bloquear oficinas públicas y centros comerciales transnacionales.

Los capos y sicarios del Cártel de la Sección XXII están desesperados porque las disposiciones de la reforma educativa les sacan de la bolsa los cuantiosos salarios, prestaciones económicas y negocios educativos en el IEEPO.

A partir de enero de 2015 trabajador de la educación que no esté censado ni devengue su salario no cobrará. Asimismo, se pondrá fin a la venta y herencia de las plazas magisteriales que han enriquecido a los dirigentes.


Sus acciones subversivas, no sólo permiten confirmar su vinculación con la guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR), sino que enseñan el cobre y se muestran tal como son, una bola de cobardes farsantes.

Cobardes, porque se han dedicado a atacar multitudinariamente a las amas de casa que se ven obligadas a acudir a las plazas comerciales a comprar los productos que necesitan para alimentar a sus familias.

Y son hipócritas farsantes, porque presumiendo de revolucionarios, demócratas y progresistas comprometidos supuestamente en luchar por el pueblo, especialmente, por los pobres, se dedican a joder a los jodidos.

Salvo su mejor opinión, queridos lectores y lectoras, ustedes creen que las marchas, plantones, bloqueos y toma de oficinas públicas, realmente afectan a los gobiernos municipales, estatales y federal.


Por supuesto que no, de ninguna manera, a los funcionarios de todos los niveles les vale madre, pero no así a las y los oaxaqueños que se ven obligados a utilizar el servicio de transporte público al no tener vehículo propio.

Ustedes creen, queridos lectores y lectoras, que el bloqueo de calles y la retención de autobuses del transporte público afectan a los gobernantes, políticos, funcionarios y empresarios con dos o más vehículos, claro que no.

Tampoco afecta a los capos y sicarios del Cártel de la Sección XXII de la CNTE ni a los guerrilleros del EPR porque diciendo luchar contra la burguesía han terminado convertidos en la nueva clase de oligarcas oaxaqueños.

Lo peor de todo es que viven como consumados burgueses, gracias al saqueo de nuestro dinero pagado en impuestos y destinado a la educación, a través de la Secretaría de Educación Pública y del Instituto Estatal de Educación.

Frente a los hechos no hay palabras que valgan ni sirvan de pretexto. Ahí están sus acciones a la vida de todos, que sólo los ciegos, sordos y cómplices, no quieren ver ni oír por intereses económicos y compromisos políticos

No podemos menos que concluir que más que revolucionarios, los capos y sicarios del Cártel de la Sección XXII de la CNTE y guerrilleros del EPR, camuflados como maestros son, realidad, reaccionarios retrógradas.

En consecuencia, a pesar de ostentarse como revolucionarios, realmente son enemigos del pueblo, particularmente de los pobres por los que dicen luchar, sin importarles que es pecado social imperdonable joder a los jodidos.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Comentarios

comments

Add Comment