Bolivia.-

Pobladores de una aldea selvática al oriente de Bolivia, detuvieron a dos presuntos ladrones de motocicletas para propiciarles un castigo que recordarán toda su vida. Wilmer Machado de 18 años y Miller Macdonal Rodríguez de 19 años robaron tres motocicletas, pero no se imaginaron que ese acto ilícito les constaría caro.

Los pobladores de la aldea de Ayopaya los ataron a un árbol santo por más de 48 horas para que les picaran las hormigas que anidan en el tronco.

Tras esta tortura, ambos jóvenes fueron llevador a un hospital público uno de ellos se encuentra en terapia intensiva y el otro dializado, debido al veneno que provocó una hinchazón en los músculos y así los riñones dejaron de funcionar, provocándoles insuficiencia renal.


Autoridades indicaron que los pobladores les cerraron el camino para impedirles el ingreso a la zona donde practicaba su “justicia comunitaria”. En muchas ocasiones, en regiones aisladas y barriadas escasea el control policial, ante ello las torturas o castigos impuestos por los aldeanos quedan impunes.

Con información de AP.

Comentarios

comments