Adelgazó 17 kilos comiendo tres meses en McDonald’s


¿Qué ocurre si pasas tres meses comiendo sólo en McDonald’s? Supongo que la mayoría de los mortales contestaríamos lo mismo a esta pregunta: que engordas. Sin embargo, un profesor de ciencias de un instituto de Iowa (EEUU) ha dado con una respuesta bien diferente. John Cisca se sometió al calvario de alimentarse durante 90 días exclusivamente con productos de la cadena de comida rápida. Adelgazó casi 17 kilos, y no sólo eso: su nivel de colesterol malo bajó de 173 a 113.

Antes de corras a exterminar tus lorzas navideñas atiborrándote a McGuarreridas, aclaro que este buen señor llevó a cabo su experimento limitando su ingesta de calorías a 2.000 diarias, y además abandonó su estatus de morsa sedentaria de 127 kilos caminando 45 minutos cada jornada. Vamos, que no es que la Virgen de Iowa haya obrado el milagro de convertir en adelgazantes las hamburguesas con patatas fritas, sino que Cisca redujo sus ingresos calóricos y aumentó los gastos. Ahora bien, insiste en que comió de todo. Se calzaba sin problemas Big Macs, cuartos de libra con queso, batidos y helados, combinándolos con platos más ligeros como ensaladas a la hora de comer o bocadillos de claras de huevo y avena con frutas y leche desnatada para desayunar.

Lo que pretendía este profesor de 54 años con su experimento, recogido en un documental, era demostrar a sus alumnos que para mantener una dieta sana lo importante es elegir bien qué comes y en qué cantidades, no tanto el sitio en el que lo haces. Hasta en un presunto templo de la comida desequilibrada como McDonald’s puedes mantener la línea, vendría a ser su mensaje. “Todos tenemos opciones, y son nuestras decisiones las que nos convierten en gordos, no McDonald’s”.

Cisca asegura que la multinacional no ha intervenido en absoluto en su aventura, pero reconoce que convenció a los responsables de una franquicia local de la cadena para que le proporcionaran la comida gratis. La directora de Nutrición de McDonald’s en Estados Unidos, Cindy Goody, no ha ocultado su simpatía hacia el experimento, que de forma intencionada o no refuerza el mensaje que quieren transmitir las compañías de comida rápida o de refrescos en los últimos años: nosotros te damos alternativas ligeras, y si engordas no es por nuestra culpa, sino porque tus elecciones o tus hábitos no son saludables. (Elpais)


[youtube id=”m-FBV3-pwDk#t=16" width=”620" height=”360"]

Comentarios

comments

Add Comment